Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Argentina, los gatos son los mejores amigos del medio ambiente

El gato montés o silvestre protege las plantaciones de árboles de madera industrial al norte de Buenos Aires, y ahora se redoblan los esfuerzos por su propia protección

El gato montés parece haberse convertido en el mejor amigo de la naturaleza –aunque aún no del hombre.

Originario de las pampas argentinas, el llamado Gato de Geoffroy, tiene un renovado rol en la protección de las valiosas plantaciones de álamo y sauce en el Delta del Paraná argentino, según han descubierto investigadores locales, ahora abocados a su defensa.

El felino tiene un rol pesticida natural: protege a los árboles productores de madera de las plagas y pestes que los afligen. Está ya protegido legalmente desde que en los 80 su población fue casi diezmada, con un promedio de 500,000 pieles exportadas para satisfacer la demanda de la industria peletera.

En la actualidad, si bien los productores de madera son conscientes del valor que estos animales aportan a sus plantaciones, se están haciendo nuevos esfuerzos por preservar el hábitat de los felinos.

Esto se está logrando de la mano de un proyecto de conservación de la biodiversidad en plantaciones forestales, cuyo objetivo principal es que la explotación comercial de madera se haga de forma sustentable y respetuosa con la fauna local.

Otros animales autóctonos como el ciervo del pantano o carpincho también se están beneficiando de esta iniciativa, que pretende replicarse en todo el país.

En este video viajamos al Delta del Paraná con un grupo de investigadores en busca del gato montés. La meta: ponerles ‘chips’ que les permitirá, más adelante, conocer todos sus movimientos e identificar los lugares para instalar potenciales refugios.

Robert Valls es productor online del banco Mundial

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >