Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades neoyorquinas piden calma a los vecinos

El alcalde de Nueva York asegura que tienen el mejor sistema para diagnosticar y tratar el virus del ébola

Salud distribuye información a los vecinos del afectado.
Salud distribuye información a los vecinos del afectado. EFE

Una y otra vez, las autoridades de la ciudad de Nueva York insistieron a los vecinos en una comparecencia pública que no deben preocuparse por el primer caso de ébola declarado. "No hay motivos para la alarma", aseguró el alcalde, Bill de Blasio, en inglés y en español. "Tenemos el mejor sistema para diagnosticar y tratar esta enfermedad", aserveró. A su lado, el gobernador Andrew Cuomo, dejaba claro que se aprendió de la experiencia del caso en Dallas y garantizó que no se cometerán los errores que provocaron que dos enfermeras se contagiaran con el virus.

"Todo está bajo control", insitió Cuomo, que en menos de dos semanas se presenta a la reelección. En la rueda de prensa, celebrada en el hospital Bellevue una hora después de conocerse el diagnóstico preliminar, se dieron detalles muy precisos sobre las actividades que siguió el paciente, el doctor Craig Spencer, desde que llegó el pasado 17 de octubre a Nueva York procedente de Guinea, vía Europa. Insistieron en que no tuvo fiebre hasta esta mañana del jueves. El miércoles por la tarde, en la víspera, cogió el metro para ir a una bolera en Brooklyn.

Nueva York es una ciudad muy frecuentada y por eso decidieron hace meses prepararse. Sabían que tarde o temprano iba a llegar este primer caso

La red de transporte subterráneo de Nueva York mueve a seis millones de personas al día y es un punto de vulnerabilidad mayor, como puso en evidencia el temporal Sandy hace dos años. Spencer utilizó en concreto las líneas de metro 1, A y L. Regresó después a su residencia en Harlem con el servicio de taxi alternativo Uber. El riesgo de contagio, insisten las autoridades, es remoto, "próximo a cero". Parten de la base de que el propio paciente actuó para limitar al máximo el contacto directo con otras personas. El círculo más próximo se limita a su novia y un par de amigos.

Esta transparencia trata de tranquilizar a los ciudadanos, para que sigan con su vida con normalidad y sin miedo. Lo que tampoco dieron las autoridades son promesas de que este será el único caso al que se enfrentará la mayor metrópolis del país. Como indicó el gobernador, hay ser realistas, porque Nueva York es una ciudad muy frecuentada. Por eso, explicó, decidieron hace meses prepararse, porque sabían que tarde o temprano iba a llegar este primer caso. "Los protocolos que estamos siguiendo son claros y robustos", insistió también el alcalde.

"El personal sanitario está preparado para este momento", concluyó Cuomo. El hospital Bellevue, por su parte, es uno de los ocho centros sanitarios asignados en el Estado de Nueva York -cinco de ellos en la ciudad de los rascacielos- para tratar potenciales casos de ébola. Considerada la institución sanitaria pública más antigua del mundo, cuenta con cuatro habitaciones de aislamiento y personal especializado en enfermedades infecciosas. También dispone de un laboratorio aislado para limitar los riesgos de propagación, que se creó al inicio de la epidemia del Sida.

Más información