Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayotzinapa espera en vilo a los suyos

Familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos apuran la esperanza de recuperarlos

Familiares y compañeros de los estudiantes esperan noticias. Ver fotogalería
Familiares y compañeros de los estudiantes esperan noticias.

En la escuela normal rural de Ayotzinapa, una cancha de baloncesto cubierta es la sala de espera de dos desenlaces posibles: la confirmación de una tragedia o un milagro improbable. Los 43 estudiantes desaparecidos en el Estado mexicano de Guerrero siguen sin aparecer. Hace dos semanas que en la ciudad de Iguala policías locales y narcos aliados se los llevaron de noche después de que los alumnos interrumpieran un acto de la esposa del alcalde, supuestamente involucrado en el crimen organizado y ahora prófugo. En un monte se han hallado fosas con cuerpos calcinados pero no se sabe si son los desaparecidos, todos ellos hombres y alumnos de primer y segundo curso de magisterio.

Ayotzinapa es un internado donde jóvenes de familias pobres estudian para ser profesores en áreas rurales. Los padres de los chicos, sentados en la cancha de baloncesto con un altar en el medio, se resisten a creer que los cadáveres encontrados sean los suyos. “Los queremos vivos”, dice el padre de un alumno desaparecido, de 21 años, apodado Tlaxcalita. “Se los llevaron y nos los tienen que devolver. No me voy a ir de aquí sin mi hijo. Usted ya tiene su número de teléfono, cuando aparezca quede con él. Creo que se van a llevar muy bien”, cuenta el padre.

A unos metros de donde está sentado, un pastor evangélico agita una Biblia en esta escuela magisterial de tradición marxista, con Lenin, Marx y el Che Guevara presidiendo el mural del espacio deportivo. En el comedor, donde varios estudiantes comen frijoles y tortillas de maíz, suena una canción cuyo título se lee en una pantalla de televisión: Tiempos de revolución. El reverendo, rodeado de familiares, sentencia: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”.

Poco antes del acto religioso, hasta la escuela llegó la noticia de que las autoridades habían hallado cuatro fosas más —sumadas a las seis de hace una semana—, con un número indeterminado de cadáveres calcinados. El fiscal general Jesús Murillo Karam dijo que las localizaron gracias a la confesión de cuatro detenidos. En total han sido arrestadas 34 personas relacionadas con la matanza, 26 de ellas policías municipales.

Una mujer se enjuga una lágrima en Ayotzinapa.
Una mujer se enjuga una lágrima en Ayotzinapa.

Murillo Karam añadió que están intensificando la búsqueda del alcalde de Iguala y su esposa. La Marina detuvo el miércoles al cuñado del alcalde, supuesto cabecilla de la mafia local Guerreros Unidos.

A la escuela han llegado como apoyo alumnos y alumnas de institutos rurales de otras partes de México. Se suman a los cientos de internos de Ayotzinapa y de familiares y amigos que están de guardia atentos a cualquier novedad, la mayoría tirando de esperanzas y otros con signos claros del miedo a lo peor. Los padres de Jorge Álvarez Nava, de 19 años, también desaparecido, contaban que quería ser doctor pero se tuvo que conformar con entrar en esta escuela gratuita de magisterio, que tocaba la guitarra, que desde pequeño tuvo sinusitis y no pudo trabajar en el campo. A medida que daban detalles, se conmocionaban. “La última vez que lo vi fue en agosto, cuando vine aquí a una reunión”, dice su padre, Epifanio Álvarez. “Nada más me vino un ratito a saludar. Lo abracé y le dije que me hablara para cualquier cosa que necesitase”.

En total han sido arrestadas 34 personas, 26 de ellas policías municipales

En una explanada a la espalda de un edificio de habitaciones de los estudiantes, hay una treintena de vehículos aparcados. Los alumnos cuentan con un presupuesto muy bajo e infraestructuras limitadas. En un barracón para 50 estudiantes los baños tienen tres duchas y tres retretes, uno de ellos inservible. Para financiarse, se apropian de la carga de camiones de comida y bebida que pasan por las carreteras cercanas. Como muestra de fuerza en esta situación, se han hecho temporalmente —dicen— con camiones privados de pasajeros y tráilers de transporte de compañías multinacionales. “Están confiscados por los alumnos”. Un estudiante que vigila la mercancía señala: “Los devolveremos cuando nos traigan de vuelta a nuestros compañeros”. Ayotzinapa se aferra al milagro.

Más información