Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PT vence en las zonas rurales y Río, pero sufre un desastre en São Paulo

Un 44% de votantes de Silva prefiere a Neves y un 26% a Rousseff, según un sondeo

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff se prepara para la segunda vuelta.
La presidenta de Brasil Dilma Rousseff se prepara para la segunda vuelta. EFE

El Estado de São Paulo, el más poblado de Brasil, con 44 millones de habitantes, es clave siempre desde el punto de vista electoral. En el segundo turno de estas elecciones presidenciales, que se disputará el próximo 26 de octubre, será así uno de los más disputados, y tanto Aécio Neves, del PSDB, como la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), multiplicarán su presencia en él. Sobre todo esta última, ya que el resultado de Neves es sorprendentemente bueno en el primer turno: el candidato del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) ha logrado el 44% de los votos frente al 26% de Rousseff.

Es más, el gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, del mismo partido que Neves, ha sido reelegido en el primer turno, al obtener más del 57%.

Una rotunda victoria de un político acusado de carecer de carisma y que, además, se enfrenta a un problema grave: la falta de agua en la ciudad de São Paulo y sus alrededores, debido a que las reservas que abastecen a toda la región están prácticamente agotadas. De hecho, hay especialistas que prevén que queda agua sólo para un mes. Hay quien ha querido acusar a Alckin de minimizar el problema a fin de no perjudicar las elecciones. Él lo niega y replica que no faltará agua. De cualquier modo, tanto los estrategas de campaña del PT como del PSDB ya analizan cómo hacerse con la herencia de los votos paulistas de Marina Silva (el 24%).

Minas Gerais. Este Estado, el segundo por número de habitantes, está muy ligado a la biografía de los dos aspirantes a la presidencia. Rousseff nació allí y Neves tiene en Minas Gerais su cuna política. Fue su gobernador durante ocho años, y su gestión es una de sus bazas para presentarse como alternativa al PT. No lo tendrá fácil; Rousseff ha obtenido el 43,4% frente al 39,7% de su oponente Neves. Es más: el Estado, que ha sido gobernado por el PSDB durante 12 años, ha pasado a manos del PT en estas elecciones. La prensa brasileña ya apuntaba este lunes que una de las frases con la que la maquinaria política del PT martilleará a Neves será algo así como “quien lo conoce, no le vota”.

Río de Janeiro. En Río de Janeiro, el tercer Estado por número de habitantes, Dilma Rousseff resultó la más apoyada, con el 35,76% de los votos. La segunda en liza fue Marina Silva, que recibió el 31,06%, seguida de Neves, que se conformó con un 26,92%. Sin embargo, en la ciudad de Río, la tendencia se invierte: la preferida es Silva, por delante de Neves y Rousseff.

Estados del nordeste. Elección tras elección, desde más de una década, en Brasil se cumple la misma pauta: las ciudades votan más al centro derecha del PSDB o, en esta ocasión, a la candidatura de Silva. Los electores de Neves y de Silva tienen, por regla general, un mayor nivel de renta y un mayor nivel educativo. De ahí que el inmenso granero de votos de Rousseff y del PT se encuentre en las inmensas zonas rurales atrasadas del Nordeste de Brasil, en Estados pobres como Maranhão o Ceará, donde las medidas sociales del Partido de los Trabajadores han cuajado. Las encuestas aseguran que los 22 millones de votos de Marina Silva, decisivos en la actualidad, están repartidos: el 44% opta por Neves y el 26% por Rousseff, según una encuesta llevada a cabo antes de la votación.