Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía del Tribunal para Yugoslavia pedirá cadena perpetua para Karadzic

El exlíder político serbobosnio está acusado del genocidio de Srebrenica

Se le considera también responsable del sitio de Sarajevo, que causó 10.000 muertos

Radovan Karadzic. Ampliar foto
Radovan Karadzic.

Radovan Karadzic, exlíder político serbobosnio, debe cumplir cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica y los crímenes de guerra cometidos en el sitio de Sarajevo. Así lo afirma Serge Brammrertz, fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en las alegaciones finales del caso. Publicadas por la acusación este viernes, la cuenta atrás del juicio empieza el próximo lunes, en La Haya.

En Srebrenica, murieron en 1995 unos 8.000 varones musulmanes bosnios a manos de las tropas serbias del exgeneral Ratko Mladic, jefe militar de Karadzic. Entre 1992 y 1996, en la capital de Bosnia perdieron la vida unas 10.000 personas. La fiscalía considera probado que Karadzic participaba de los planes serbios de limpieza étnica en Srebrenica —de ahí el cargo de genocidio— antes incluso de la que ciudad bosnia cayera en manos de Mladic. Los cascos azules holandeses debían proteger a los civiles, pero consintieron la separación de los hombres de sus mujeres y niños, a pesar de haber visto ya cadáveres masculinos en la zona. En Sarajevo, Karadzic quería lograr una sociedad homogénea y libre de musulmanes y mezquitas. “Si los jueces encuentran al acusado culpable de una parte sustancial de estos crímenes, la única sentencia posible es de por vida”, concluye la fiscalía.

De 69 años, Karadzic afronta 11 cargos, entre genocidio y crímenes de guerra y contra la humanidad, perpetrados durante la guerra de Bosnia, que dejó más de 100.000 muertos. En la nota recién publicada se han eliminado algunos pasajes que sí llegaron íntegros a los jueces el pasado agosto. Según Brammertz, el acusado, que ejerce su propia defensa, “ha dado respuestas evasivas, contradictorias y confusas, cuando no absurdas”, durante el proceso. Su jefe militar, Ratko Mladic, está siendo también procesado por idénticos delitos ante el TPIY y ha escogido una estrategia similar. Se defiende a sí mismo y niega haber intentado aniquilar a la población musulmana o croata. Dice que su trabajo consistía en proteger a los serbios. La fiscalía, por contra, los hace responsables de lo ocurrido en Bosnia.

Karadzic debe presentar asimismo sus conclusiones a los jueces a partir del lunes, y presidió la República Srpska entre 1992 y 1996. La entidad política fue reconocida tras los acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la guerra de Bosnia, pero cuando el TPIY le acusó en 1996, Estados Unidos llegó a ofrecer 5 millones de dólares por su arresto, y el de Mladic. Desaparecido, no pudo ser encontrado hasta julio de 2008. Para entonces estaba irreconocible, con una poblada barba y una coleta en el cabello y se hacía pasar por especialista en medicina alternativa en un centro privado. Psiquiatra de profesión, según su documento de identidad falso se llamaba Dragan Dabic.