Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poroshenko anuncia profundas reformas para pedir el ingreso en la Unión Europea

El presidente ucranio quiere solicitar la adhesión a la Unión en 2020

El presidente ucranio, Petró Poroshenko, este jueves en Kiev.
El presidente ucranio, Petró Poroshenko, este jueves en Kiev. AFP

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, quiere reforzar a su país desde el punto de vista militar, económico e institucional e impulsar su política prooccidental para solicitar en 2020 el ingreso en la UE. En una rueda de prensa el jueves en Kiev Poroshenko defendió la llamada “estrategia 2020”, un plan de “reformas sistemáticas y simultáneas”. Muchas de ellas son tareas acumuladas desde hace al menos una década, a las que se les suman temas de seguridad y defensa. “Toda la máquina estatal está configurada en función de los intereses corruptos”, dijo el presidente, cuya máxima prioridad es el sistema judicial.

Poroshenko planea incrementar los gastos de Defensa (hoy del 1,02% del PIB) hasta el 5% del PIB para 2020 y elevar la proporción de los militares profesionales en la sociedad de los tres uniformados por cada mil habitantes actuales, a siete en 2020. Ucrania fabrica sus propias armas y no necesita misiles antitanque franceses, 14 veces más caros que los propios, ni misiles americanos, que exigen dos años y medio de entrenamiento, afirmó el presidente, que pidió medios de comunicaciones modernos y radares a Occidente.

Poroshenko rechazó la presencia de contingentes pacificadores internacionales en las amotinadas regiones del Este, porque, según él, "la experiencia" en los conflictos congelados de la ex URSS demuestra que el Estado pierde la soberanía sobre esos territorios. Precisó también que "no hay ninguna ley de un estatus especial" para la región secesionista de Donbás (las provincias de Donetsk y Lugansk), sino solo una ley de "régimen especial de autogobierno local".

El presidente consideró el convoy de ayuda humanitaria enviado por Rusia como una "intervención" ilegal y acusó a Moscú de transgredir también las normas de colaboración con la Cruz Roja, ya que, según dijo, los camiones rusos aprovecharon los tramos de frontera no controlados por Kiev para transportar "equipos de mando".

Para reforzar la seguridad fronteriza, el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania (CNSD) decidió el 28 de agosto una serie de medidas, incluido "el cierre temporal de todos los puntos fronterizos con la Federación Rusa". El miércoles, el presidente firmó un decreto ordenando al Gobierno que proceda a elaborar esas medidas que afectarán a las comunicaciones automovilísticas, marítimas y a pie y "en caso necesario a otros tipos". En el mismo decreto, Poroshenko ordenó al Ejecutivo la redacción urgente de un proyecto de ley sobre "la renuncia de Ucrania a la política de país no alineado".

Las atrocidades se perfilan ya como una secuela de la guerra. Cadáveres con signos de muerte violenta han sido descubiertos en varias fosas en la provincia de Donetsk. En julio, tras la huida de los separatistas dirigidos por el militar ruso Igor Strelkov de la ciudad de Slaviansk, las autoridades ucranias exhumaron en aquella ciudad los cadáveres encontrados en un enterramiento colectivo cercano a la clínica infantil. De los 14 cuerpos descubiertos, tres fueron reconocidos como personas secuestradas por uniformados durante un servicio en la parroquia protestante de la localidad, según el periodista Vladímir Dolin, que asistió a la exhumación. Dos de los tres identificados eran los hijos del pastor, afirma el testigo.

Ahora, los dirigentes de la llamada República Popular de Donetsk (RPD) denuncian el hallazgo de otras tres otras fosas. Según información de la OSCE, la misión de inspección de esta organización, alertada por la "policía militar" de la RPD, vio cuatro cadáveres en descomposición en la mina de carbón Komunar, cerca de Nyzhnia Krynka, a 35 kilómetros al noreste de Donetsk. Además, en las afueras de la ciudad la misión de la OSCE vio un montón de tierra parecido a un enterramiento con un letrero identificando a cinco individuos y la fecha del 27 de agosto, así como la frase: "Murieron por las mentiras de Putin". Ravil Jalíkov, uno de los jefes de la RPD, afirmó que uno de los muertos es un insurgente. Según los portavoces de la RPD, la zona donde se encontró el enterramiento había estado bajo control del batallón Aidar, de la Guardia Nacional de Ucrania.

En la provincia de Donetsk el alto el fuego arbitrado bajo los auspicios de la OSCE se mantiene aunque con gran esfuerzo. Poroshenko admitió que los jefes de las respectivas administraciones presidenciales de Rusia y Ucrania conversan casi cada día sobre el tema y reveló que tiene previsto reunirse con su colega Vladímir Putin en las próximas semanas en una reunión multilateral en Europa, que puede ir seguida de una reunión bilateral.