Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia tomará la delantera europea en los bombardeos a los yihadistas en Irak

París exige que la coalición internacional actúe bajo el paraguas de la ONU

El presidente de Francia, François Hollande, ayer en París. Ampliar foto
El presidente de Francia, François Hollande, ayer en París.

Francia ha tomado la delantera y se apresta a participar en los bombardeos contra el Estado Islámico (EI) en Irak dentro de la coalición internacional que coordinará Estados Unidos. París ya tiene listos una decena de cazabombarderos Rafale basados en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) y ha desplegado unidades de operaciones especiales en la zona. Fuentes oficiales han señalado a este periódico que Francia quiere tener “uno de los papeles más activos” en esta crisis. Eso sí, añaden, exige elegir los objetivos que bombardeará.

El Consejo de Defensa, del que forman parte el presidente François Hollande y varios ministros, decidió la semana pasada que Francia esté en primera línea militar y diplomática en la coalición internacional contra el EI. El jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, Pierre de Villiers, ha encargado ya el análisis de las diversas opciones disponibles.

La base francesa en Abu Dabi, inaugurada en 2009, ultima ya los preparativos. Por el momento, el Gobierno francés contempla “ataques aéreos limitados”, así como la participación activa de los servicios de espionaje en la zona. El ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, prevé viajar el lunes a Emiratos Árabes Unidos, cuyo Gobierno debe autorizar el uso de los Rafale franceses con base en Abu Dabi.

Le Drian y las fuentes oficiales consultadas este jueves no rechazan ni confirman que, en el futuro, Francia pueda aportar también fuerzas para actuar sobre el terreno en un conflicto cuyo desarrollo y evolución son hoy muy inciertos.

Francia sí ha expresado varias condiciones para su participación. Será dentro de la coalición internacional, como fuerza “complementaria” a la de EE UU -que ya bombardea al EI desde el 8 de agosto-, bajo resoluciones de Naciones Unidas y con el derecho a elegir o rechazar los objetivos atacables. A su vez, Hollande se ha mostrado reticente en público a la participación militar de Francia en Siria. “No haremos nada que pueda reforzar a Bachar el Asad”, declaró.

La presencia de cientos de franceses en el EI “es un factor que cuenta” en el activismo de París en este conflicto

Hace un año, Francia también se situó a la cabeza de los países que presionaron para atacar al régimen de El Asad tras comprobar que el Ejército sirio había utilizado armas químicas contra los rebeldes. El presidente de EE UU, Barack Obama, decidió finalmente suspender los ataques previstos. Ahora, París esgrime que el éxito del Estado Islámico y su expansión por la zona se ha debido, en buena parte, a esa decisión de no atacar al régimen de El Asad. “Ahora vivimos la trágica demostración del coste en seguridad y humanitario de aquella inacción”, ha comentado ahora el ministro Le Drian.

Aunque “no hay un campeonato” para ver quién se implica antes o más en esa coalición, como indican las fuentes consultadas, Francia se siente “especialmente motivada” en la lucha internacional contra los yihadistas. Se adelantó a la decisión de la Unión Europea y, al igual que el Reino Unido, ha suministrado armas a los kurdos iraquíes que luchan en Irak contra el Estado Islámico. Ahora pretende hacer lo mismo con el Ejército regular de Líbano.

Las fuentes gubernamentales apuntan dos razones para esa especial implicación francesa: su potente presencia en la lucha contra el yihadismo en el Sahel y la incorporación de centenares de franceses al EI, “un factor que cuenta”, precisan un portavoz gubernamental. En el Sahel, Francia tiene desplegados 3.000 soldados dentro de la Operación Barkhane, que sustituyó en agosto a la Serval en las operaciones en Mali.

En cuanto a la presencia de franceses en el EI y otros grupos yihadistas, datos oficiales difundidos en agosto señalan que son 946 los que han partido hacia Irak o Siria. 349 se han incorporado a los combates y 37 de ellos han muerto. Es el país occidental del que parte el mayor número de potenciales combatientes.

El activismo francés se traduce también estos días en un amplio despliegue diplomático. Hollande, que este viernes visita Bagdad, ha convocado para el próximo lunes en París una conferencia internacional sobre paz y seguridad. El Gobierno prevé que acudan una quincena de ministros de Exteriores, incluidos los de los cinco países del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y de varios estados árabes.