Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia advierte en contra de que Ucrania forme parte de la OTAN

Los líderes prorrusos se comprometen a un alto el fuego el viernes si hay acuerdo en Minsk

Declaraciones del ministro de Exteriores ruso Reuters Live!

Pocas horas antes de que en Cardiff comenzara la cumbre de la OTAN, el Kremlin reiteraba a través de su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, su oposición a que ese país forme parte de la Alianza. Mientras tanto, en la zona de conflicto el plan de paz propuesto por el presidente ruso, Vladímir Putin, no ha tenido un efecto tranquilizador y los combates han continuado acercándose ya a las puertas de la estratégica Mariúpol, la segunda ciudad en importancia de la provincia de Donetsk y su principal puerto en el mar de Azov. Cuando los separatistas tomaron el control de la localidad de Novoazovsk la semana pasada, abriendo un nuevo frente al sureste del país, señalaron a Mariúpol como el siguiente objetivo. El Ejército ucranio está en alerta máxima, según una fuente militar ucrania citada por Reuters, y un testigo citado por esta agencia ha escuchado varias explosiones a pocos kilómetros de la ciudad.

En paralelo, los líderes prorrusos -el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, y el de la de Lugansk, Igor Plotnitski- han adelantado en un comunicado conjunto de que ordenarán un alto el fuego en el este de Ucrania a partir de las 15.00 del viernes (14.00 en la España peninsular) si se logra un acuerdo con Kiev en las conversaciones de Minsk, donde se reúnen emisarios de Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) este viernes. El presidente ucranio, Petró Poroshenko, ha manifestado desde la reunión de la OTAN en Gales que si prospera la reunión ordenaría el alto el fuego, informa Lucía Abellán.

El jefe de la diplomacia rusa, al tiempo que aseguró que Moscú está dispuesta a emprender pasos prácticos para distender el conflicto en el este de Ucrania, criticó la iniciativa de las autoridades de Kiev de terminar con la condición neutral de ese país con el fin de poder entrar en la OTAN.

El proyecto de ley correspondiente lo presentó el primer ministro Arseni Yatseniuk, quien ha criticado asimismo el plan de Putin calificándolo de un intento de congelar el conflicto. Con él, lo que realmente desea el presidente ruso es, según Yatseniuk, “engañar a la comunidad internacional” y evitar las nuevas sanciones que se dispone a introducir la Unión Europea contra Moscú.

Lavrov - que en la mañana de jueves se reunió con el secretario general del Consejo de Europa, el noruego Thorbjørn Jagland - lamentó que Occidente esté alentando a lo que llamó el “partido de la guerra” en Ucrania, aunque reconoció que hay algunos políticos que no apoyan esa línea.

“Sabemos que hay políticos serios y responsables en Europa y Estados Unidos que están en contra de cualquier provocación, porque entienden que prolongar el conflicto exigiendo a los milicianos que se rindan no tiene ni sentido ni futuro. Ellos comprenden que se necesita un diálogo concreto y sustancial para elaborar un compromiso sobre el futuro del Estado de Ucrania, y esperamos que su voz prevalezca”, declaró Lavrov mostrando cierto optimismo en las posibilidades de que Kiev y los separatistas puedan pactar el viernes un cese de las hostilidades en la reunión de Minsk.

El jefe de la diplomacia rusa hizo notar que la iniciativa de modificar el principio constitucional que impide a Ucrania formar parte de bloques político-militares se ha concretado después de que la primera jornada del Grupo de Contacto celebrada en la capital bielorrusa abriera las puertas a una solución negociada.

“Se trata de un claro intento de socavar todos los esfuerzos empeñados en construir un diálogo" que permita llegar a un compromiso para poner fin al conflicto y con ello garantizar eficazmente la seguridad nacional de Ucrania”, subrayó Lavrov.

En la provincia de Donetsk los rebeldes afirman haber obtenido nuevas victorias y haber recuperado una serie de localidades, mientras desde Mariúpol llegan alarmantes noticias según las cuales ya se estaría combatiendo en los accesos a la zona oriental de la ciudad. Este importante puerto se encuentra bloqueado por los separatistas, que confirmaron que hay enfrentamientos en las cercanías de la localidad de Bezyménnoye con un grupo de fuerzas gubernamentales que trata de romper el cerco de Mariúpol. Al mismo tiempo, el ayuntamiento de Donetsk informó de que la ciudad estaba siendo bombardeada por la artillería ucrania.

Andréi Lisenko, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa dio el jueves nuevas cifras de soldados muertos en la operación militar que Kiev desarrolla en las provincias de Donetsk y Lugansk desde mediados de abril. Al 4 de septiembre, han perecido 837 militares ucranios y 3.044 han resultado heridos, dijo Lisenko, que subrayó que se trata de datos comprobados, lo que significa que las cifras reales probablemente son más altas, sobre todo que todavía no se sabe con certeza cuántos perecieron en el cerco de Ilovaisk.

El partido de la ex primera ministra Yulia Timoshenko ha registrado en la Rada Suprema su proyecto de ley para introducir el estado de guerra en las provincias rebeldes. El lunes el presidente Petró Poroshenko había debatido la posibilidad de implantar esta medida, pero al final desistieron de ello. El problema es que de introducirlo, Ucrania legalmente se vería impedida de recibir ayuda técnico-militar de otro país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >