Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Enrique Zileri, el periodista peruano antidictaduras

El exdirector del semanario político 'Caretas' formó a hombres de prensa en una redacción a la que dotó de vehemencia e ironía

El exdirector de la revista semanal 'Caretas'.
El exdirector de la revista semanal 'Caretas'.

El exdirector de la revista semanal Caretas, Enrique Zileri Gibson, falleció la madrugada del lunes en Lima a los 83 años, siete años después de haber asumido la presidencia de la publicación a causa del deterioro de su salud.

Zileri, hijo único de la fundadora del semanario, Doris Gibson, se formó en internados en Estados Unidos y en la Universidad de Cornell, aunque no concluyó sus estudios. En la década de los años 80, luego de trabajar como publicista, se hizo cargo de una revista que, desde su creación fue crítica contra las dictaduras. En 1975 y 1976 fue deportado por el gobierno militar peruano y vivió en Argentina.

Bajo su liderazgo, Caretas fue el medio que mejor cubrió la violencia desatada por Sendero Luminoso en las décadas de los 80 y 90. Contrató para ello como reportero a Gustavo Gorriti, entonces campeón de judo, lector y agricultor, que se formó como periodista con la guía de Zileri. También tenía entre sus filas a Hugo Bustíos, el corresponsal de la revista en Ayacucho, el principal territorio de la guerra, que fue asesinado por el Ejército en 1988, durante el primer gobierno del presidente Alan García.

Caretas se distingue: cuando hay momentos de mucha presión, reacciona con humor, lo cual demuestra que no tienes miedo"

En los años 90, durante el gobierno de Alberto Fujimori, Caretas reveló que Vladimiro Montesinos, el asesor principal del presidente y jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional y de las fuerzas armadas, había sido colaborador de la CIA, por lo que fue expulsado del Ejército, y abogado de narcotraficantes.

Caretas fue un medio fiscalizador durante la gestión autoritaria de Fujimori, a contracorriente de la mayoría de medios de comunicación. En 1995, el director de la revista apostó que el mandatario no se reelegiría en la primera vuelta de los comicios y que, si eso ocurría, se bañaría en la pileta de la Plaza Mayor de Lima: cosa que cumplió.

Entre 1999 y 2000, cuando el 80% de medios limeños recibía dinero del Servicio de Inteligencia Nacional para respaldar —con sus noticias y opinión— a la segunda reelección de Fujimori, Zileri y otros contados periodistas persistieron en ser independientes y opositores, pese a las presiones del Poder Judicial y de la entidad recaudadora de impuestos, que el Gobierno utilizó para intimidarlos.

El periodista fue un formador de varias generaciones quienes destacaban de él sus arranques de mal humor durante los cierres de edición, su gusto por la tecnología y por el baile; sin embargo, su aporte más original en el periodismo político fue el humor y la acuciosidad.

Caretas se distingue: cuando hay momentos de mucha presión, reacciona con humor, lo cual demuestra que no tienes miedo. El humor es una forma de defenderse”, comentó en una entrevista al diario La República en 2013.

Zileri ha sido un amigo generoso, tolerante, siempre dispuesto a echar una mano a los colegas y un defensor militante de los derechos humanos”

Mario Vargas Llosa, el escritor y Premio Nobel de Literatura 2010

El año pasado firmó con otros seis periodistas una demanda de amparo para que el Poder Judicial opine sobre la constitucionalidad de la compra de acciones del grupo periodístico Epensa por parte del Grupo El Comercio, una transacción que los críticos califican como concentración de medios de comunicación.

Este lunes, Mario Vargas Llosa, el escritor y Premio Nobel de Literatura 2010, describió a Zileri como “un amigo generoso, tolerante, siempre dispuesto a echar una mano a los colegas y un defensor militante de los derechos humanos”.

El periodista fue director del Consejo de la Prensa Peruana, el gremio más importante de empresas periodísticas en su país.