Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marina Silva será la candidata presidencial de los socialistas en Brasil

La ecologista entra con fuerza en la campaña presidencial tras la muerte del líder socialista Eduardo Campos en un accidente

El Partido Socialista de Brasil (PSB) tiene desde este miércoles nuevo líder. La ecologista Marina Silva reemplazará a Eduardo Campos, fallecido hace una semana en un accidente de avión, en la carrera presidencial brasileña.

Silva, hasta el pasado miércoles número dos de Campos, llega con fuerza a la candidatura. Una encuesta publicada este lunes la sitúa por detrás de la actual presidenta y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, pero con opciones de vencer en una hipotética segunda vuelta con el apoyo de otros partidos.

"Tengo el peso de la responsabilidad y un compromiso con todo lo construido bajo el liderazgo de Eduardo Campos", dijo Silva ya sí como nueva líder del PSB. Aunque el suyo fue el nombre que más se repitió desde la muerte de Campos como reemplazo, la política ha preferido guardar las formas hasta el nombramiento oficial del partido. 

El apoyo con el que cuenta la ambientalista no es una sorpresa. En abril de este año, antes de que se definiera quién sería el candidato a la presidencia de la alianza entre Campos y Silva, el Datafolha hizo una encuesta en la que ella sumaba un 27% de las intenciones de voto, mientras Neves tenía un 16% y Rousseff un 39% del apoyo.

Las cifras muestras las enormes expectativas que hay en Brasil en relación con la candidatura de Marina Silva para las elecciones presidenciales de octubre y, sobre todo, respecto a la línea de conducta que guiará su campaña en el PSB. Su declarada condición de evangélica hace temer a ciertos sectores que pueda asumir posturas conservadoras sobre temas sensibles, como el aborto, los homosexuales y las relaciones entre religión y el Estado.

"Agradezco a Dios por ayudarnos a hacer esta travesía difícil, que representa la pérdida de nuestro candidato, de nuestro líder", fueron las primeras palabras de la ya gran rival de Rousseff para la cita de octubre.