Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El joven negro muerto recibió al menos seis disparos de un policía

La autopsia encargada por la familia contrasta con la opacidad del análisis oficial

Aumentan las protestas en Misuri tras el asesinato del joven negro. Atlas

Los resultados preliminares de la autopsia privada al cuerpo de Michael Brown, el joven afroamericano desarmado que murió hace nueve días por disparos de un policía blanco en Ferguson, ofrecieron este lunes las primeras pistas oficiales sobre cómo falleció. No aclararon los motivos detrás del suceso, que ha desatado las mayores protestas raciales en casi un siglo en el área de San Luis, en el Medio Oeste de EE UU, poblado mayoritariamente por negros, que acusan a la policía, casi exclusivamente blanca, de actuar frecuentemente con racismo.

El examen fue solicitado por la familia y lo efectuó el domingo Michael Baden, un reconocido y mediático forense. La policía del condado realizó una primera autopsia al día siguiente del tiroteo y el Departamento de Justicia anunció el domingo que hará otra a petición de la familia Brown dadas las “circunstancias extraordinarias” del caso. Los allegados del fallecido desconfían del examen de las autoridades locales porque los primeros resultados, anunciados el martes pasado, se limitaban a certificar que el chico murió por disparos, pero no se especificaba cuántos recibió y anunciaba las conclusiones definitivas para cuatro semanas después.

En cambio, los resultados del examen independiente son mucho más completos. Según los datos presentados este lunes, Brown recibió al menos seis disparos, todos ellos de frente en pleno día en una calle residencial. Cuatro impactaron a lo largo de su brazo derecho —desde el hombro hasta la palma de la mano— y dos en su cabeza, uno en la parte superior del cráneo y el otro encima de la ceja derecha. Dos de las balas podrían haber vuelto a entrar al cuerpo. El equipo forense considera que lo “más probable” es que los dos disparos en la cabeza fueran los últimos que recibió y que Brown habría sobrevivido a no ser por el balazo en la parte superior de la cabeza.

Baden explicó que el joven se habría tambaleado mientras se alejaba del agente pero evitó especular, a la espera de nuevas pruebas, sobre la posición de su cuerpo. Dijo que podría haberse girado mientras se alejaba, haber colocado sus brazos en una posición defensiva para protegerse el rostro o haber levantado los brazos. Se trata de un elemento clave: la policía asegura que el joven atacó al agente que lo mató, pero el chico que lo acompañaba sostiene que fue tiroteado cuando había alzado los brazos. Por otra parte, Brown habría consumido marihuana cuando falleció, según una investigación del condado citada por el diario The Washington Post.

Otro detalle relevante es que el joven, según la autopsia encargada por la familia, fue tiroteado desde una distancia de al menos 30 centímetros. El forense señaló que no encontraron polvo de bala en la piel de Brown —eso certificaría que recibió los tiros desde lejos—, pero remarcó que hay que esperar al análisis de la ropa del chico para alcanzar una conclusión definitiva. Baden tampoco ha encontrado evidencias de un forcejeo entre Brown y el agente más allá de heridas en la cara del chico, causadas al caer al suelo desplomado.

La versión policial es que el agente recibió algunos rasguños en la cara, que se produjo un forcejeo por su pistola en el coche policial y que al menos un tiro se disparó desde dentro del vehículo. Esa versión quedaría anulada si los exámenes demuestran que no hubo un disparo a corta distancia.

Al lado del forense, uno de los abogados de la familia, Daryl Parks, afirmó que la autopsia “apoya” la versión de que Brown “estaba tratando de rendirse”. La falta de respuestas oficiales junto al enorme despliegue de seguridad con agentes fuertemente armados han sido los principales factores que han avivado las protestas tras el fallecimiento de Brown, el pasado 9 de agosto. Baden dijo que, cuanto antes se tenga información, antes se calmará la familia y se reducirá el miedo al encubrimiento de detalles.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >