Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento ruso entierra la multimillonaria deuda de Cuba

La Duma ratifica el acuerdo de cancelación del 90% de los 25.900 millones de euros

Fidel Castro y Putin conversan en La Habana en una visita del presidente ruso en 2000.
Fidel Castro y Putin conversan en La Habana en una visita del presidente ruso en 2000.

Los parlamentarios rusos ratificaron el viernes la condonación del 90% de la deuda que Cuba arrastraba desde los tiempos soviéticos y que ascendía a 35.000 millones de dólares (casi 26.000 millones de euros). El 10% que queda pendiente se pagará en 10 años y se utilizará en invertir en la economía cubana. La decisión de la Duma se produce una semana antes de la visita que el presidente ruso, Vladímir Putin, realizará a La Habana en el marco de una gira por tres países de América Latina.

La condonación de la deuda pone fin a más de 20 años de negociaciones, que han enturbiado las relaciones entre Cuba y Rusia y obstaculizado el desarrollo de la isla. El documento votado por los diputados había sido firmado en otoño pasado, durante la visita que realizó a la isla el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev. La deuda cubana era la última de los tiempos soviéticos cuyo problema no había sido solucionado completamente todavía, después de que en abril pasado el Kremlin llegara a un acuerdo con Corea del Norte. Aunque la deuda de ésta era mucho menor, la fórmula de la solución es prácticamente la misma: el 10% debe pagarse, pero el dinero se destina a proyectos conjuntos.

Las cuotas serán semestrales y el primer pago deberá hacerse el 25 de octubre próximo —es decir, cuando se cumple un año de la firma de Medvédev— y el último, el 25 de abril de 2024. Las sumas serán depositadas en una cuenta especial que el Banco de Comercio Exterior ruso abrió en el Nacional de Cuba, y se destinarán a inversiones en la economía cubana.

La medida era esperada desde hace mucho tiempo, tanto por los cubanos como por los observadores y empresarios rusos. El Kremlin, si insistía en cobrar la enorme deuda, continuaría quedándose al margen de proyectos interesantes que podría realizar en Cuba sin guardar, al mismo tiempo, casi ninguna esperanza de recuperar aquel dinero en un futuro relativamente cercano, pues La Habana simplemente no tiene cómo pagarlo. Además, estaba el ejemplo de otros países acreedores, que perdonaron gran parte de la deuda cubana. China lo hizo en 2010 y Japón el año pasado. Rusia ya ha reestructurado la deuda con otros países que gozaron de relaciones privilegiadas con la Unión Soviética, como Afganistán, Irak o Nicaragua. En total, sin contar Cuba, Moscú ha condonado deudas por un total cercano a los 100.000 millones de dólares (unos 73.500 millones de euros) desde 1996.

La gira de Putin incluirá, además de Cuba, Argentina y Brasil. El próximo viernes llegará a La Habana, donde se reunirá con Raúl Castro para tratar diversos proyectos en áreas como el transporte y la energía. En particular, las compañías petroleras rusas están interesadas en la plataforma continental cubana, donde esperan encontrar depósitos de hidrocarburos. Rosneft y Zarubezhnetf han firmado acuerdos con La Habana para realizar prospecciones junto a las costas cubanas.

Moscú quisiera aumentar su intercambio comercial con América Latina y particularmente con Cuba. Rusia ocupa hoy solo el noveno puesto en el comercio cubano, por detrás de Venezuela, China y España, los tres primeros.