Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

HRW reclama a Unasur que condene “abusos” del gobierno de Venezuela

Maduro debe abordar los “alarmantes problemas” de derechos humanos en Venezuela

Protesta contra el gobierno el 24 de junio en Caracas
Protesta contra el gobierno el 24 de junio en Caracas REUTERS

Ante el estancamiento del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, los países de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que ejerció de mediadora en las conversaciones, deben romper su silencio y condenar de una vez los “abusos” de derechos humanos en Venezuela, ha reclamado la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

“Mientras que diversos organismos internacionales han expresado su preocupación ante las violaciones de derechos humanos en Venezuela, Unsaur todavía no ha condenado los gravísimos abusos cometidos por agentes estatales venezolanos”, afirma el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

El activista chileno firma una carta enviada con fecha de este jueves a los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de Unsaur en la que pide “respetuosamente” a cada canciller que “exhorte a las autoridades venezolanas a abordar cuanto antes los alarmantes problemas de derechos humanos que enfrenta el país” y que adopten “medidas específicas para respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos”.

Esta misma semana, HRW manifestó su “profunda preocupación” por la situación en Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, a cuyos Estados miembro pidió que insten al gobierno de Maduro a que "cumpla con sus obligaciones jurídicas internacionales de respetar los derechos humanos”.

La organización con sede en Estados Unidos viajó en marzo a Venezuela a investigar las denuncias de abusos cometidas en el marco de las protestas que sacuden al país sudamericano desde febrero y que han dejado más de 40 muertos y centenares de heridos, así como numerosas denuncias de violaciones de derechos humanos, 45 de ellas documentadas por HRW durante su visita.

“La magnitud de las violaciones de derechos humanos que identificamos y la variedad de miembros de las fuerzas de seguridad y funcionarios judiciales que participaron en ellas demuestran que no se trata de incidentes aislados ni de excesos de algunos actores insubordinados”, sostiene Vivanco en la carta enviada ahora a los cancilleres de Unasur.

 “Por el contrario, forman parte de un patrón alarmante de abusos que representa el más grave que hemos observado en Venezuela en años”, continúa y advierte de que pese a las promesas de las más altas autoridades, Maduro incluido, de que se estudiarán esos casos, “existen motivos justificados para dudar de la credibilidad de estas investigaciones” por los “conflictos de interés” existentes y la falta de “independencia” del poder judicial venezolano.

“Ante la inexistencia de un poder judicial independiente en Venezuela que pueda frenar los abusos del gobierno, resulta aún más importante que Unasur exhorte a la administración de Maduro a que proteja los derechos de los manifestantes”, afirma Vivanco.

HRW considera importante un gesto en esta dirección de Unasur, sobre todo en vista de que el diálogo promovido por sus miembros “se encuentra estancado” y la intervención del organismo sudamericano “no ha redundado en resultados concretos que podrían mejorar la situación de los derechos humanos en el país”, subraya en la carta, enviada a los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman; Brasil, Luiz Alberto Figueiredo Machado; Chile, Heraldo Muñoz; Colombia, María Ángela Holguín; Ecuador, Ricardo Patiño; Perú, Gonzalo Guitérrez Reinel, y Uruguay, Luis Almagro.