Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cameron intensifica su campaña para alejar a Juncker de la Comisión

El británico recalca que los Estados y no la Eurocámara deben elegir al presidente

El primer ministro británico
El primer ministro británico AP

El primer ministro británico, David Cameron, intensifica su campaña para que el líder del Partido Popular Europeo, Jean-Claude Juncker, no sea nombrado presidente de la Comisión Europea. Aunque en otras ocasiones Cameron ha tildado a Juncker de "federalista de la vieja escuela", el líder británico hace hincapié en que su crítica no se basa en atacar de forma personal al luxemburgués, "un político europeo veterano y con dilatada experiencia". En su opinión, los jefes de Gobierno de los Veintiocho deben centrarse en "encontrar el mejor candidato a presidente de la Comisión. Alguien que pueda llevar a la UE por la senda de la reforma, que promueva el crecimiento y el empleo", escribe en un artículo de opinión publicado en varios periódicos europeos. Y a su juicio, esa persona no es Juncker.

Cameron sostiene que al hilo del nuevo método de elección --los tratados establecen que al designar al presidente de la Comisión el Consejo debe tener en cuenta los resultados electorales-- antes de los comicios "los principales partidos políticos hicieron entre bastidores un pacto para, tras los mismos, unir sus fuerzas y apoyar al candidato del partido que obtuviera el mayor número de escaños", escribe y recalca que "esta idea nunca fue aprobada por el Consejo Europeo", ni ratificado por los Parlamentos nacionales.

Añade el británico que los electores no fueron a las urnas a elegir al presidente de la Comisión sino a sus representantes en la Eurocámara.

Cameron defiende en su artículo la autonomía del Consejo Europeo -y por ende, los Estados miembros- para designar al candidato a la presidencia de la CE y acusa al Parlamento Europeo de estar tergiversando los tratados al querer no sólo votar el candidato, sino definirlo de antemano. El jueves, el líder de los socialistas europeos, Martin Schulz, y también presidente de la Eurocámara se posicionó a favor de apoyar a Juncker y de formar una gran coalición a la alemana.

"Ahora algunos miembros del Parlamento Europeo [en alusión a Schulz, el impulsor del sistema Spitzenkandidaten] se han inventado un procedimiento en el que escogen y eligen el candidato", ha escrito Cameron.

"Según los tratados, a los jefes de gobierno les corresponde sugerir el candidato a la presidencia de la Comisión Europea, para lo cual deben 'considerar' el resultado de las elecciones europeas. Luego los diputados del PE deben votar ese candidato en votación secreta", incide Cameron.

Cameron recalca que "Jean Claude Juncker no estaba en ninguna parte en las papeletas electorales. Ni siquiera en Alemania -donde la idea de los candidatos tuvo más difusión- más de un 15% de la población sabía que Juncker era candidato", añade en el artículo.

Juncker fue el candidato a la presidencia de la Comisión del PPE, el más votado en los comicios del 25 de mayo, al que no pertenecen los conservadores británicos, ya que en 2009 Cameron decidió sacar a su partido del bloque popular europeo para formar el grupo antifederalista "Conservadores y Reformistas" junto con los euroescépticos checos, polacos y otros socios menores de Croacia, Dinamarca, Hungría, Holanda, Italia, Letonia y Lituania.

El partido "Conservadores y Reformistas Europeos" aceptó el jueves, tras una votación secreta, a los euroescépticos alemanes, el partido Alternativa por Alemania (AfD), en su grupo parlamentario en el PE, algo que puede empeorar las relaciones entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico. Cameron, que había maniobrado para bloquear la entrada de AfD, ha visto cómo su poder dentro del grupo que él formó disminuye.