Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

La UE ha ganado, Rusia ha perdido

Si el objetivo de Rusia era mantener a Ucrania en su esfera de influencia, su fracaso es evidente

Suena extraño, sí. Debe ser la falta de costumbre. La Unión Europea no suele ser fuente de buenas noticias. Pero si echan la vista atrás, y sobre todo si echan la vista hacia delante, observarán que, pese al despliegue de retórica nacionalista y músculo militar con el que Putin nos ha obsequiado estos últimos meses, la cruda realidad es que Rusia ha perdido y la UE ha ganado.

A primera vista, Rusia no sólo se ha anexionado Crimea, sino que ha logrado mantener el este de Ucrania bajo control de las milicias prorrusas. Por tanto, Rusia no sólo se habría cobrado una pieza de altísimo valor estratégico (la península de Crimea y la base naval de Sebastopol), sino logrado su segundo objetivo: desestabilizar Ucrania. Pero Moscú habría logrado algo incomparablemente más valioso: lograr desafiar el orden europeo de la posguerra fría, basado en la inviolabilidad de las fronteras y en el rechazo al uso de la fuerza, sin pagar precio alguno por ello, degradando sustancialmente la capacidad de disuasión de la OTAN, convertida en una herramienta patéticamente inútil.

Pero ahora, denle la vuelta a la situación. Si el objetivo de Rusia era mantener a Ucrania en su esfera de influencia, su fracaso es que más que evidente. Las elecciones del 25 de mayo, calificadas como limpias y justas por la comunidad internacional, lejos de llevar al poder a la extrema derecha nacionalista y antisemita, como algunos predecían, han llevado al poder a un presidente, Petro Poroshenko, que goza de una gran legitimidad para estabilizar el país y orientarlo hacia la UE (eso, si no comete los errores de sus antecesores). Sin Ucrania, la Unión Euroasiática que Rusia ambiciona no tiene entidad suficiente para convertirse en un polo de poder alternativo. Y en cuanto al acercamiento energético entre Rusia y China, es evidente que los chinos son demasiado listos para confundir los intereses de Moscú con los suyos propios.

Moscú ha recibido el mensaje: sus conquistas tendrían un coste económico prohibitivo

El problema de Rusia es que ha ganado un juego obsoleto. La Unión Europea, que se ha negado a jugar el juego de la disuasión militar y las esferas de influencia, ha entendido mucho mejor cuáles son las dinámicas de poder que hoy importan. Las dos primeras rondas de sanciones adoptadas por la UE y EE UU, junto con la amenaza de una tercera ronda de profundo calado, han estado muy bien calibradas. Han hecho llegar a Moscú un mensaje crucial: que sus conquistas geopolíticas tendrían un coste económico prohibitivo. La economía rusa, necesitada de una profunda modernización, no puede vivir aislada de la Unión Europea, que sigue siendo la principal economía del mundo y líder mundial en comercio e inversiones. Como hemos experimentado estos últimos años de forma tan vívida, fuera de los mercados financieros no hay soberanía. Bienvenidos a la realidad del siglo XXI, queridos amigos rusos.

Sígueme en @jitorreblanca y en el blog Café Steiner en elpais.com