Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La detención de Gross es un obstáculo para mejorar la relación con Cuba”

El vicepresidente de EEUU ha dicho en una entrevista con la bloguera Yoani Sánchez que Washington toma nota de los cambios en la isla sin dejar de presionar en favor de los DDHH

Yoani Sánchez con Joe Biden, el pasado 2 de abril
Yoani Sánchez con Joe Biden, el pasado 2 de abril 14ymedio.com

La detención del contratista estadounidense Alan Gross, preso desde 2009 y condenado en Cuba a 15 años de prisión por cargos de subversión, es ahora el principal obstáculo para el mejoramiento de las relaciones entre Washington y La Habana. Así lo ha dicho el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante una entrevista concedida a la bloguera cubana Yoani Sánchez y publicada este martes en su nuevo diario digital, 14ymedio.com. Durante la conversación el vicepresidente Biden ha insistido en la necesidad de “actuar de forma creativa” en el intercambio con Cuba, “sin dejar de presionar” para que se garanticen los derechos humanos en la isla.

El encuentro entre el vicepresidente Biden y Yoani Sánchez tuvo lugar en Washington el pasado 2 de abril y, según informó la Casa Blanca entonces, fue pautado “para discutir los desafíos de la sociedad civil y los defensores de la libertad de expresión en Cuba”. Al final de la conversación, Joe Biden se refiere al caso Alan Gross: un contratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) detenido en La Habana en 2009, cuando trabajaba en la implementación de programa para mejorar las comunicaciones y el acceso a Internet de la comunidad judía cubana, que ha sido considerado por el Gobierno de los Castro como un plan subversivo para atentar contra la soberanía de Cuba.

“Quiero enfatizar que la detención de Alan Gross en Cuba es un obstáculo importante para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”, ha señalado el Biden durante la entrevista que Sánchez ha colgado en su portal este martes. “Podemos ser tan creativos como queramos con nuestra política, pero el caso de Alan sigue en el primer lugar de la lista de los asuntos por resolver. Él debe ser puesto en libertad por razones humanitarias”, ha agregado el vicepresidente.

Minutos antes, la bloguera cubana le había pedido al vicepresidente que desarrollara la idea en la que ha insistido la Casa Blanca durante el último año para describir su política hacia Cuba: la de ser más “creativos” en el planteamiento de la relación. “Nuestro objetivo es promover un cambio positivo en la Isla para que los cubanos puedan disfrutar de una vida normal y productiva en su propio país, tener la libertad de expresar sus puntos de vista y beneficiarse de un sistema político inclusivo y democrático”, fue la respuesta de Biden. “Hemos visto un movimiento positivo en algunas áreas (…) pero seguimos profundamente preocupados por la detención continuada y el maltrato a los cubanos por ejercer libertades que están protegidas en otras partes del continente americano. La pregunta es cómo podemos actuar de forma creativa para fomentar tendencias positivas y demostrar nuestro apoyo al pueblo cubano sin dejar de presionar para que mejoren las condiciones de los derechos humanos”. 

De acuerdo con el balance de Biden, las medidas adoptadas por el presidente Obama para facilitar el intercambio entre cubanos de ambas orillas, y el trabajo conjunto con el Gobierno de Raúl Castro para solucionar algunos asuntos de interés mutuo, han beneficiado a los ciudadanos de ambos países, sin que esto haya significado el cese en la exigencia de reformas democráticas en la isla. Según el vicepresidente, Washington valora positivamente los cambios que en materia económica ha adelantado el menor de los hermanos Castro para alentar la inversión extranjera, pero aún esperan que estos “estén acompañados por una ampliación de los derechos y libertades del pueblo cubano para que pueda desarrollar todo su potencial”.

Más información