Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry pide a Maduro que respete a los opositores para reanudar el diálogo

El secretario de Estado muestra la impaciencia de Washington respecto al estancamiento de las negociaciones en Venezuela

Kerry saluda a Peña Nieto este miércoles en la Ciudad de México
Kerry saluda a Peña Nieto este miércoles en la Ciudad de México REUTERS

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pidió este miércoles al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que cumpla con los acuerdos a los que había llegado con la oposición de su país con el fin de "estabilizar" y encontrar un camino de prosperidad para Venezuela. Kerry, en una visita a México, reconoció que existe cierta impaciencia en Washington respecto al tema y por ello solicitó a Maduro que respete los derechos de los políticos opositores como gesto de buena voluntad

Kerry dijo que Estados Unidos tenía grandes expectativas en el diálogo entre Gobierno y oposición en Venezuela que comenzó hace un mes con la mediación de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y el Vaticano. Los acuerdos de base incluían medidas humanitarias hacia Iván Simonovis, el preso político más emblemático de la era chavista y la formación de una comisión de la verdad amplia y plural. "Desafortunadamente el Gobierno venezolano ha fracasado totalmente en demostrar acciones de buena fe para implementar aquellas cosas que se acordaron", dijo Kerry, expresando su descontento por el estancamiento que vive el proceso.

Las conversaciones entre las partes habían iniciado en abril en respuesta a las protestas estudiantiles en Caracas y otras ciudades -que se saldaron con 41 víctimas mortales- y la magnitud de la crisis política y económica que vivía el país sudamericano. Sin embargo, la oposición declaró congelada la negociación por la represión que a su entender seguían sufriendo los manifestantes y por la poca disposición del Gobierno a llegar a un acuerdo real y fructífero.

Kerry con sus declaraciones está pidiendo un mayor compromiso a Maduro. El Gobierno del presidente Barack Obama está tratando de pacificar Venezuela desde el diálogo y no desde las reprimendas. El Departamento de Estado opinó en la primera semana de mayo que imponer sanciones a Caracas, como incorporan varias propuestas de ley en el Congreso estadounidense, sería contraproducente. Las sanciones que se debatieron en el Senado y en la Cámara de Representantes incluían la prohibición de visados y la congelación de cuentas de banco y activos financieros de los cargos oficiales venezolanos que han participado en la represión a los manifestantes. Las medidas, consideran en la Casa Blanca, podrían tensar la relación con los chavistas y torpedear un acuerdo futuro.

No obstante, Kerry dejó claro en su comparecencia que "todas las opciones" siguen sobre la mesa en caso de que no se cierre el conflicto. Desde que comenzaran las manifestaciones contra el Gobierno de Maduro en febrero, a las 41 personas muertas hay que sumar más de 800 detenidas. Las autoridades venezolanas han cifrado en unos 3.000 los detenidos durante las mismas. El opositor Leopoldo López, detenido desde febrero, se ha convertido en un rostro muy conocido a nivel internacional.

El secretario de Estado habló de Venezuela en una rueda de prensa que ofreció junto al canciller mexicano, José Antonio Meade. La visita de Kerry a su vecino del sur se inició con la apertura de un foro bilateral sobre educación superior, investigación e innovación. El objetivo es mejorar la competitividad en la región de Norteamerica, un tema que ya había tratado Obama cuando visitó el país en mayo de 2013. Aquel día el presidente de Estados Unidos alentó a los jóvenes mexicanos a superar mitos y estereotipos y a trabajar junto a su país en el diseño de un nuevo México llamado a ocupar un papel preponderante en el mundo. Desde entonces, expertos de uno y otro país han trabajado en concretar programas de intercambio de estudiantes, profesores, universidades y centros de investigación.

Las relaciones entre México y Estados Unidos viven un buen momento, sobre todo uno de los temas más importantes, el de seguridad. La detención de Joaquín El Chapo Guzmán, que contó con la colaboración de agentes de Estados Unidos, puso de relieve los intereses mutuos en cercar el poder de los carteles de la droga. La subsecretaria de Estado para las Américas, Roberta Jacobson, había manifestado el martes el apoyo total del Gobierno a los planes de Peña Nieto en Tamaulipas, donde se desplegará un gran contingente para frenar la violencia en esa región fronteriza con Estados Unidos. Peña Nieto y Kerry mantuvieron un encuentro por la tarde.