Un asesor de Santos para la reelección renuncia por escándalo con narcos

El capo preso en Estados Unidos, Javier A. Calle Serna, asegura que le pagó para que intercediera por delincuentes

El presidente Juan Manuel Santos, en un acto proselitista
El presidente Juan Manuel Santos, en un acto proselitista Mauricio Dueñas (EFE)

El polémico estratega venezolano, Juan José Rendón, renunció esta noche a la campaña de reelección del presidente Juan Manuel Santos tras conocerse que fue contactado por el capo del narcotráfico preso Javier Antonio Calle Serna, para que mediara en una posible entrega de varios mafiosos a la justicia colombiana en 2011. Lo grave de la denuncia es que el narco aseguró que le entregó a Rendón 12 millones de dólares.

Según el capo, en una declaración judicial realizada en diciembre de 2013 a la Fiscalía colombiana y que fue revelada el domingo por el diario El Espectador, él y otros de los grandes capos colombianos contactaron a Rendón entre 2010 y 2011 para que llevara al gobierno Santos una propuesta que incluía el desarme de sus estructuras criminales, el abandono del narcotráfico y su entrega a la justicia, para no ser extraditados. Algo que finalmente no tuvo calado en los organismos judiciales.

El consultor venezolano, conocido como el rey de la propaganda negra y que ya había asesorado a Santos en las pasadas elecciones, llegó la semana pasada a Bogotá para retomar las riendas de la campaña a menos de tres semanas de la primera vuelta presidencial. Sin embargo, la publicación hecha por el diario capitalino aunada a una columna del periodista Daniel Coronell en la revista Semana, desataron el escándalo en el que se vieron involucrados no solo Rendón y Calle Serna, sino también narcotraficantes como Diego Pérez Henao alias Diego Rastrojo, Pedro Olivero alias Cuchillo y Daniel El Loco Barrera, entre otros. Estos capos, al final, se entregaron o fueron capturados y extraditados a los Estados Unidos.

Rendón negó los señalamientos aunque sí reconoció que en 2011 se reunió con abogados de narcotraficantes

Rendón negó estos señalamientos aunque sí reconoció que en 2011 se reunió con abogados de estos narcotraficantes y que “simplemente ofició como un canal para llevar esa correspondencia y que él mismo la entregó a la Fiscalía para su análisis”. También se lo hizo conocer a Santos. Del dinero, le dijo a Coronell que de haber existido se “debió quedar en las manos de quien lo puso en contacto con los representantes de los narcos”, refiriéndose a Germán Chica que en ese momento era uno de los consejeros presidenciales de Santos y hoy es el director de una federación que agremia a las 32 gobernaciones del país. Chica, por su parte, también lo negó y luego anunció que denunciaría a Rendón.

Estas revelaciones desataron de inmediato las críticas de los rivales de Santos para las presidenciales y de su mayor opositor, el expresidente y senador electo Álvaro Uribe, quien en su cuenta de Twitter escribió: “Presidente Santos, ¿qué dice de este concierto para delinquir, dónde está el dinero de sus asesores?”. La conservadora, Marta Lucía Ramírez trinó: “Qué mal huelen los acercamientos de los amigos del presidente Santos con Comba y los narcos. ¿Quién recibió los $12 millones?”. Y el candidato uribista, Oscar Iván Zuluaga, en un comunicado se preguntó si tras las revelaciones, tanto Rendón como Chica seguirán teniendo la misma cercanía con la casa presidencial. Los santistas, por su parte, insisten en que este episodio no es otra cosa que una guerra sucia contra Santos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Al conocerse la noticia, la Fiscalía colombiana anunció que abrió una investigación judicial para determinar la veracidad de las revelaciones hechas por los medios colombianos, al tiempo que enviará investigadores a una cárcel de Brooklyn en Estados Unidos para tomar declaración a Calle Serna.

La Fiscalía pidió investigar si el mandatario colombiano está aprovechándose de su investidura

El ente investigador también ratificó que en 2011 la entonces fiscal general, Viviane Morales Hoyos, sostuvo una reunión con J.J. Rendón y otros funcionarios, para conocer la propuesta de sometimiento del ERPAC -una banda criminal comandada por Cuchillo- y los llamados Rastrojos, encabezados por Calle Serna, y que los miembros del ERPAC se entregaron mientras que el otro grupo desistió.

Rendón, al renunciar de manera voluntaria a la campaña, dijo en un comunicado que todo este episodio obedece a un compló y que lo hacía para no convertirse “en un instrumento de los enemigos de la paz que pretenden minar la credibilidad del señor presidente”.

Pese a la dimisión del polémico asesor y sus explicaciones, será la justicia colombiana la que determinará por qué una persona que supuestamente se dedica a la publicidad política termina involucrada de intermediario o mensajero de una propuesta de desmovilización de un grupo de narcoparamilitares y si de la actuación de Rendón y del entonces consejero de Santos, Germán Chica, pudo configurarse un delito. Lo cierto, es que en esta época electoral, donde el país está tan polarizado, este episodio le genera ruido a la campaña de Santos, que ya aceptó la renuncia de Rendón.

La Procuraduría General (fiscalía) pidió a la Comisión de Investigaciones de la Cámara de Representantes, investigar si el mandatario colombiano está aprovechándose de su investidura y habría “manejos irregulares” de dineros de la nación para hacerse reelegir.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS