Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades de Kiev declaran una tregua de Pascua en el este de Ucrania

La candidata a la Presidencia Timoshenko se reúne con dirigentes de grupos prorrusos en Donetsk

La candidata a la Presidencia Yulia Timoshenko en Donetsk.
La candidata a la Presidencia Yulia Timoshenko en Donetsk. EFE

La fiesta de la Pascua ortodoxa (que este año coincide con la católica) marca una tregua en los enfrentamientos entre las autoridades centrales de Kiev y los activistas prorrusos que han tomado edificios públicos y mantienen sus posiciones en el este de Ucrania, sobre todo en Donetsk, el foco más resistente de la protesta.

La tregua, que Kiev ha propiciado al suspender las acciones militares de la llamada "operación antiterrorista", permite en el mejor de los casos una jornada de distanciamiento respecto al problema pendiente, pero no su resolución.

No obstante, prosigue el rifirrafe entre los afines a Moscú y los afines a Kiev en torno a la torre de televisión en Kramatorsk. Los primeros cortaron el sábado de nuevo la transmisión de los canales nacionales y conectaron la televisión rusa.

Los representantes de la autoproclamada República Popular de Donbás (RDB), que ocupan el edificio de la Administración Provincial en Donetsk, no aceptan el acuerdo alcanzado el viernes en Ginebra por representantes de Rusia, la UE, EE UU y Ucrania. Los líderes de las protestas, de carácter separatista prorruso, pero también federalista y autonomista, se niegan a desalojar los edificios ocupados en tanto no hagan lo propio las autoridades de Kiev -a las que ellos consideran ilegítimas- en la sede del Gobierno y la Presidencia en la capital ucrania. Tampoco quieren desarmarse mientras no se desarmen los activistas del Maidán que hoy forman parte de la Guardia Naciona. Asimismo, se niegan a renunciar al referéndum sobre el futuro de la región de Donetsk, convocado para el 11 de mayo.

La ex primera ministra y candidata a la Presidencia, Yulia Timoshenko, viajó el viernes a Donetsk, donde se entrevistó con varios de los líderes de la RPD en un hotel. El encuentro fue protocolario y sirvió para marcar posiciones. Los líderes prorrusos entregaron a Timoshenko una lista de nueve presos que ellos consideran políticos y que quisieran ver liberados de la prisión de Lukianovsk, en Kiev. Los líderes de la RPD están de acuerdo con la idea de Timoshenko de iniciar una mesa redonda entre un amplio espectro de fuerzas políticas en Donetsk. En todo caso, la continuación (o no) de la iniciativa queda para después de las fiestas de Pascua.

Al viajar a Donetsk la líder del partido Patria se convirtió en la primera representante de la élite política ucrania que se traslada a esta región con la intención de “comprender” y saber qué reivindicaciones pueden ser atendidas, según dijo en una rueda de prensa. “Las conversaciones para consolidar el este y el sur de Ucrania no pueden ser mantenidas desde la Rada [el Parlamento], que está muy lejos tanto del Este como del Oeste", dijo antes de entrevistarse con los activistas. “Quiero comenzar comprendiendo de una forma total cuáles son las exigencias de la gente que participa en la protesta”, añadió. “Me parece que, si en su momento el expresidente de Ucrania [Víctor Yanukóvich] hubiera encontrado la valentía y sabiduría para conversar con la gente del Maidán, seguramente no tendríamos hoy la sangre que se ha derramado y tal vez no hubiéramos tenido la agresión de parte de Rusia”, agregó Timoshenko.

No obstante, entre los observadores políticos reina el escepticismo sobre la capacidad y auténtico interés de la ex primera ministra de involucrarse a fondo, en plena campaña electoral, en unas enrevesadas negociaciones con la RPD sin garantías de éxito.

Los miembros de la autoproclamada república no consideran legítimos al presidente interino, Alexandr Turchínov, ni al primer ministro, Arseni Yatseniuk, ni tampoco aceptan las elecciones presidenciales del 25 de mayo, ya que insisten en que debe celebrarse antes un referéndum de autodeterminación, que está previsto para el 11 de mayo.

De momento, tal como está concebida, la consulta consta de una sola pregunta sobre el estatus de la región de Donetsk. Hasta ahora no han dado resultado los intentos de la RPD de extender la convocatoria a otras regiones, como Járkov y Lugansk. La falta de avance en la extensión de la consulta parece indicar que los líderes de la RPD están encontrando dificultades para ampliar su base de apoyo, aunque por el momento han logrado concentrarse en una sola pregunta (sobre la autodeterminación y mayor autonomía) y superado la tentación de añadir otra sobre el futuro rumbo de la región, ya sea el mantenimiento en Ucrania o la incorporación a Rusia.

El arraigo de las protestas es desigual. Una encuesta publicada por el semanario Zérkalo Nedelii en Kiev indican que solo un tercio de los habitantes del Sudeste consideran legítimos al presidente Turchínov y al primer ministro Yatseniuk, según una encuesta realizada por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KMIC) por encargo del semanario en Odessa, Nikoláyev, Hersón, Járkov, Lugansk, Dnepropetrovsk, Zaparozhe y Donetsk. En todas estas regiones solo en Nikoláiev, Turchínov —con un 55% de los participantes en el sondeo que lo considera legítimo— supera el 50%. En el conjunto de las ocho provincias encuestadas, el 30,3% consideran legítimo al presidente y el 50,8% ilegítimo. Eso no quiere decir que la ciudadanía apoye a los ocupantes de edificios públicos. En su conjunto, solo un 11,7% de los encuestados apoyan las ocupaciones, siendo el mayor porcentaje el de Donetsk (un 18,1%) y el de Lugansk (22,4%) y el más bajo el de Hersón (2,7%).