Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en Argelia

Los jóvenes se hartan de Buteflika

Los menores de 25 años, que suponen la mitad de la población de Argelia, rechazan la pretensión del presidente de perpetuarse en el poder con 77 años

Detención de activistas que protestaban en marzo en Argel contra la candidatura de Buteflika. Ampliar foto
Detención de activistas que protestaban en marzo en Argel contra la candidatura de Buteflika. REUTERS

El fax contra el mundo 3-G, la tercera generación de Internet. Las perennes intrigas palaciegas frente a las retransmisiones inmediatas de las protestas en las calles con el gorjeo de Twitter. Los ancianos dirigentes que se eternizan, se enfadan entre ellos y se reparten el poder y, al otro lado, pasando, el 47% de la población, con menos de 25 años, que ya no se cree nada y quiere que la dejen vivir en paz. Ese es el futuro que se juega este jueves en las elecciones presidenciales en Argelia, el 15º mayor país del mundo en producción de hidrocarburos. El debate de la inseguridad es inapreciable, porque no se deja ver, se tapa o se traslada lejos de capital.

El incidente ocurrió en la maratoniana última rueda de prensa del martes del principal candidato opositor, Ali Benflis, de 69 años. Un periodista del canal crítico Ennahar TV formuló una dura pregunta en pie ante el abarrotado auditorio. Fue abucheado por alguno de sus compañeros de medios oficiales. Al lado, sujetando su ordenador con las manos y con una cámara acoplada, otro reportero retransmitía el evento en directo. Lo han hecho otros medios también con las protestas callejeras, que se han reproducido inesperadamente en esta campaña. Y los argelinos han podido así ver por esos canales críticos cómo la policía ha arrestado a algún periodista por emitir sus crónicas desde la calle, en el centro de la capital argelina. Pero eso no es lo normal, no sucede a menudo.

Argel está tomada por las fuerzas de seguridad casi en cada esquina. Pasear por la capital transmite tranquilidad, seguridad, control de la situación. Es lo que el régimen quería y ha conseguido. Hay operarios incluso de noche reparando cableados y aceras. Por si faltaba algo, el martes compareció el viceministro de Defensa, el poderoso general Ahmed Gaid Salah, ante un auditorio de cientos de mandos militares para ratificar su palabra de que nadie iba a poder aprovecharse de la situación electoral para provocar incidentes. Transmitía credibilidad.

Cuando los jóvenes del movimiento crítico Barakat (Bastante, en alusión a los tres mandatos que lleva Abdelaziz Buteflika en el poder) empezaron a expresarse en la calle, convocar manifestaciones y moverse a través de Twitter, parecía que algo estaba rebrotando entre las costuras de esa generación olvidada. Pero el ruido, como la libertad de prensa o de asociación política y sindical, parece más aparente que real. Las últimas concentraciones que han convocado han cosechado más pancartas que éxito. Hay que tener en cuenta que la tecnología 3-G en Internet apenas se ha implantado en Argelia desde hace cuatro meses. Ahora dispone de poco más de 45.000 usuarios en un país de 38 millones de personas. Hay más jaleo que seguidores. Muchos líderes de Barakat son periodistas.

A los jóvenes lo que les pasa es que están hartos de este sistema”

Drraji, joven opositor

Cuando se pregunta en la calle, a los jóvenes, por este desinterés responden con desgana que no se creen nada ni a nadie. Que todos los políticos de este sistema a primera vista democrático les parecen lo mismo. Cuando se interroga a personas más implicadas en la vida política el resultado es bastante parecido a lo que está en juego en estos comicios.

Drraji, partidario del opositor Ali Benflis, lo resume así: “A los jóvenes lo que les pasa es que están hartos de este sistema, de estos 15 años de Buteflika, en los que no ha cambiado nada, y también de que se presente ahora enfermo, sin un futuro que prometer; en cambio, Benflis es nuevo, abierto y está en forma”. Kamar tiene también poco más de 30 años, apoya y votará a Buteflika y lo ve justo al contrario: “Hace 10 años apenas se podía salir a la calle, la sensación de inseguridad era muy real, había muchos problemas y el presidente llegó y lo cambió todo, y ahora yo tengo trabajo, mi familia también y vivimos bien”. Los dos manejan buenos coches y lucen vestimenta occidental. Les interesa sobre todo el fútbol español y reflejan abiertamente ese malestar subterráneo que muchos argelinos expresan contra Francia y todo lo francés, aunque ese sigue siendo su idioma de referencia.

Las otras protestas, las regionales, las que tienen que ver con los problemas específicos en La Cabilia, no reciben gran cobertura. En la capital son invisibles. El Gobierno ha estrechado el control lo suficiente como para que nadie se plantee que Argelia es un país inseguro. En eso es en lo único que coinciden los equipos que rodean al presidente Buteflika y al líder opositor. Casi literalmente.

“El mensaje que nosotros queremos enviar a España en estos momentos es de bienvenida, de que Argelia es un país seguro, en el que el pueblo no ama el terrorismo, y en el que, pase lo que pase en las elecciones, las relaciones bilaterales seguirán el mismo camino de buena amistad que hasta ahora”, declara Bedbachir Mohamed, el principal consejero y asesor de Ali Benflis, que le ha llevado en 21 días de campaña de oposición por las 48 provincias del país.

Un cuarto mandato y tres incógnitas

En las elecciones presidenciales de este jueves quedan abiertas solo tres grandes incógnitas. Por cuánto margen vencerá el actual presidente, cuánta gente acudirá a votar y, luego, cuánto aguantará en el poder Abdelaziz Buteflika, de 77 años, y sobre cuyo futuro y salud todo son especulaciones. El presidente solo se ha dejado ver durante la campaña en tres audiencias oficiales. Las tres muy selectas y polémicas: con el norteamericano John Kerry (al que le lanzó algunos reproches sobre su escasa colaboración contra el terrorismo en el Sahel), con el enviado de la ONU para Siria y con el ministro español José Manuel García Margallo (al que metió en un buen lío diplomático al aprovechar el acto oficial al final de la campaña para arremeter contra su mayor rival en las urnas).

Nadie pone en duda, en cualquier caso, que aun así Buteflika ganará. Y el primer debate que se planteará es con cuánto margen y cuánta gente participará. En 2009 venció con el 90% de los votos y una abstención del 50%. En 2004 cosechó el 85% de las papeletas sobre un bloque de votantes que no llegó al 59%. En 1999, todos sus rivales se retiraron.

Otro asunto más peliagudo tiene que ver con el día después de su presumible victoria. Qué hará cuando gane. Y es ahí cuando se habla de una “transición pactada, tranquila, a la española”, aunque con sus peculiaridades. En su futurible nuevo Gobierno puede crear la figura de un vicepresidente con bastantes poderes como para que los pueda ejercer en caso de incapacidad física o mental del jefe de Estado y que pueda construir su propio liderazgo en el plazo de uno o dos años.

Más información