Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev lanza una ofensiva para neutralizar la consulta crimea

El nuevo Gobierno ucranio alerta a la comunidad internacional de la asfixia financiera que sufre

Ofrenda en la plaza de la Independencia de Kiev.
Ofrenda en la plaza de la Independencia de Kiev. EFE

A cinco días de la fecha prevista para el referéndum en Crimea, el primer ministro ucranio, Arseni Yatseniuk, está en plena campaña de denuncia de la ocupación rusa de la península. Ayer, que era día festivo en Kiev, criticó a las nuevas autoridades crimeas, a las que definió como “un grupo de criminales que llegó al poder con la protección de 18.000 soldados rusos”, y acusó a Rusia de “socavar los fundamentos de la seguridad global”.

En el frente internacional, dijo que participará en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el jueves, dentro de la visita a Estados Unidos que había anunciado el domingo. Además, el ministro de Exteriores ucranio aseguró que lo más probable es que el 21 de marzo se firme el acuerdo político entre Ucrania y los Veintiocho.

Junto a Bruselas, Washington ha sido uno de los principales valedores de Kiev frente a Moscú, que no reconoce al nuevo Gobierno ucranio. Una semana después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, acudiera al Maidán y diera una señal clara de legitimidad a las autoridades, el miércoles está previsto que Yatseniuk mantenga un encuentro con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para tratar la toma de control de Crimea por parte de Rusia.

La amenaza territorial es acuciante para Kiev, pero también se ha ocupado de llamar la atención sobre la asfixia financiera que sufre. Washington de momento le ha prometido una ayuda de 1.000 millones de dólares (730 millones de euros) para evitar el desastre financiero y ya están trabajando en la capital ucrania un equipo de expertos estadounidenses —del FBI y los departamentos de Justicia y Hacienda, según el embajador de EE UU en Kiev— para ayudar a rastrear los miles de millones de dólares —Yatseniuk cifró el agujero en 37.000 (26.700 millones de euros)— que se habrían llevado de las arcas públicas Yanukóvich y su entorno.

Ayer se supo por la agencia oficial rusa que el expresidente ucranio hablará hoy desde Rostov del Don, su cobijo en Rusia, mientras se sigue estrechando el cerco sobre los bienes de sus antiguos colaboradores. Cuando ya la UE ha acordado bloquear las cuentas de la cúpula del poder anterior por malversación, ayer Suiza anunció que ampliará a nueve ucranios más la lista de 18 que ya sacó la semana pasada. Entre los nuevos sospechosos figura Víctor, otro hijo de Yanukóvich, porque Olexander, de formación dentista y multimillonario desde que su padre llegó al poder, está en todas las listas desde el principio.