Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto prohíbe la presencia Hamás en su territorio

Un tribunal declara ilegal todas las actividades del grupo en el país, y ordena la confiscación de sus oficinas y propiedades

Oficiales de policía inspeccionan los daños causados por un ataque suicida en El Cairo, en enero pasado. Ampliar foto
Oficiales de policía inspeccionan los daños causados por un ataque suicida en El Cairo, en enero pasado. Reuters

Las tensiones entre las autoridades de Egipto y la milicia palestina Hamás experimentaron una nueva escalada el martes después de que un tribunal egipcio ordenara la prohibición de todas las actividades del grupo en el país, y la confiscación de sus oficinas y propiedades. Hamás mantiene una relación orgánica con los Hermanos Musulmanes, uno de cuyos líderes, el ex presidente Mohamed Morsi, fue depuesto en verano a través de un golpe de Estado. Desde entonces, se han deteriorado severamente las relaciones entre el Gobierno egipcio y Hamás, acusada de apoyar la ola de atentados terroristas contra las fuerzas de seguridad del país.

“La corte ha ordenado la prohibición de las actividades y el trabajo de Hamás en Egipto”, declaró a la agencia Reuters un juez que prefirió guardar su anonimato. El Tribunal de Asuntos Urgentes que emitió la sentencia es el mismo que ilegalizó a la Hermandad el pasado mes de septiembre. Dos meses después, la cofradía islamista fue declarada oficialmente “organización terrorista” por parte del Gobierno egipcio, una decisión que sería luego avalada por la justicia.

La reacción al fallo por parte de Hamás no se hizo esperar. La milicia condenó la sentencia, pues la considera un ataque a la causa palestina y un favor a Israel. “La decisión daña la imagen de Egipto y su rol hacia la causa palestina. Refleja una forma de oponerse a la resistencia palestina”, declaró Sami Abu Zuhri, un portavoz de Hamás, que controla la franja de Gaza desde el año 2006.

El fallo de la corte representa la culminación de una campaña de hostigamiento contra la milicia palestina, considerada por las autoridades egipcias como un riesgo para la seguridad nacional. Por esta razón, el Ejército egipcio ha destruido prácticamente la totalidad de los túneles —aproximadamente 1.200— que conectaban el territorio palestino de Gaza con Egipto, y que servían a la población para aliviar el rigor del bloqueo al que la tiene sometida Israel. Según el ejecutivo egipcio, los túneles servían también para infiltrar militantes y armas en Egipto.

Durante los últimos meses, responsables del gobierno egipcio han acusado a Hamás en varias ocasiones de colaborar en la campaña de atentados terroristas contras las fuerzas de seguridad lanzada el pasado verano por grupos yihadistas. Además, varios de sus presuntos militantes están procesados junto con diversos líderes de la Hermandad, incluido el presidente Morsi, de haber asaltado varias prisiones egipcias durante la Revolución de 2011, provocando la muerte de varios agentes. No obstante, los dirigentes de la milicia palestina siempre han rechazado categóricamente su vinculación cualquier acto violento en Egipto.

La prohibición de operar en Egipto representa un duro golpe para Hamás, sobre todo después de romper relaciones con el régimen de Bachar el Assad, uno de sus históricos aliados, al inicio de la guerra civil en Siria. El movimiento islamista posee varias oficinas en El Cairo, donde reside uno de sus principales líderes, Abu Musa Marzuk. El otro peso pesado de la organización fuera de Gaza, Jaled Mishal, reside en Catar.

La decisión de la corte ha coincidido con el arresto en el aeropuerto de El Cairo y posterior deportación de la activista estadounidense Medea Benjamin, que pertenece a la organización pacifista Code Pink. Benjamin denunció malos tratos durante su detención. “Ayuda. Me han roto un brazo. La policía de Egipto”, escribió en un tweet desde el calabozo del aeropuerto. La activista pretendía participar en una caravana de mujeres que se dirigía a Gaza para denunciar el bloqueo al que está sometida la franja por Israel. Las autoridades egipcias no han ofrecido ninguna explicación sobre el incidente.

Más información