Renuncia el cuarto primer ministro de Humala

César Villanueva dijo que el Gobierno evaluaba aumentar el sueldo mínimo, la primera dama y el ministro de Economía lo desautorizaron en público

César Villanueva en una rueda de prensa en diciembre
César Villanueva en una rueda de prensa en diciembreP. A. / EFE

Este lunes el presidente peruano, Ollanta Humala, aceptó la renuncia de César Villanueva, su cuarto primer ministro. La noticia sucede cinco días después de que Villanueva comentara que el Gobierno evaluaba incrementar el salario mínimo, que es 267 dólares, 750 nuevos soles y que hubiera beneficiado al 10% de los trabajadores del país, unas 650.000 personas. Al día siguiente, el primer ministro fue desautorizado por la esposa del presidente: “no está en discusión en este momento”, comentó Nadine Heredia acerca del posible alza. El presidente Ollanta Humala estaba de viaje en Catar.

César Villanueva era uno de los presidentes regionales con más éxito en su región, San Martín, en el departamento de la selva norte. En noviembre asumió como primer ministro. Su larga experiencia política no fue aprovechada por el gobierno en los casi tres meses que estuvo en el cargo: fue poco visible. La forma en que abandona el puesto, muestra nuevamente que en el Ejecutivo tienen más poder Nadine Heredia, la esposa del presidente, y el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla.

Cuando el premier asumió su cargo solo cambió al ministro de Educación, pero una crisis política derribó al titular de Interior días después. Los políticos y expertos se preguntaban desde entonces por qué mantenía al resto del equipo. Hace un par de semanas, Villanueva anunció que ya habría cambios en el gabinete. El analista político Mirko Lauer se refirió, el sábado último, a una pugna por el perfil de los nuevos ministros que serían designados: Castilla buscaba tecnócratas y Villanueva prefería profesionales con capacidad política, que pudieran declarar y no estar ausentes en el debate público.

La noche del domingo, en una entrevista en televisión, el ministro de Economía, quien había acompañado al presidente en su viaje a Oriente Medio y Catar, dijo que no había conversado sobre el aumento de la remuneración mínima vital con el primer ministro.

Preguntado cuándo había sido la última vez que habló con Villanueva, respondió que hacía pocas horas había vuelto de viaje y no recordaba bien “por el cambio de hora”. Con un bronceado muy visible, Castilla luego añadió que conversó sobre las palabras de Villanueva con el presidente, durante el viaje, y que hacía unos diez días o una semana no estaba en contacto con el premier. El titular del ministerio de Economía y Finanzas es uno de los pocos que se mantiene en el gabinete desde el inicio del gobierno de Humala en julio de 2011, y es una de las personas más cercanas a la primera dama.

“Es una crisis que no ha generado la oposición, sino generada por el propio gobierno, producida por las diferencias que hay al interior sobre las decisiones económicas”, opinó el congresista de Acción Popular Víctor Andrés García Belaunde, de una bancada no opositora a Gana Perú, el partido en el poder.

Políticos de diversas tendencias han expresado su sorpresa ante un ministro de Economía que desautorizó en público al presidente del consejo de ministros. Según el título IV de la Constitución peruana, al primer ministro le corresponde ser portavoz del gobierno después del presidente, y coordinar las funciones de los demás ministros.

En la entrevista en Radioprogramas, Villanueva mostró un documento del diario oficial, publicado en diciembre, que indicaba que el ministerio de Trabajo, y el Consejo Nacional de Trabajo (donde está representado el gobierno) empezaron la revisión de la remuneración mínima vital, pues era un compromiso pendiente. Tanto la ministra de Trabajo, Nancy Laos, como la vicepresidenta Marisol Espinoza coincidieron con él, el jueves y sábado, en que el tema estaba “en agenda”.

“Están viendo fantasmas y queriendo clavar en la mente de la gente que tener sueldos bajos es una garantía de formalidad, de no asumir riesgos en la inversión”, aseguró el primer ministro saliente, quien esperaba que el ministerio de Economía encontraría la vía para aprobar el incremento del salario mínimo.

“El ministro de economía forma parte del Ejecutivo, la señora Nadine no forma parte de él, respeto las opiniones, pero no quiere decir que uno está de acuerdo”, añadió el expresidente del gobierno regional de San Martín.

En contraste, Castilla, en sus declaraciones del domingo destacó que la primera dama es “un puntal del gobierno: no tengo reparos en decirlo”.

Villanueva, sin la presión de estar más en el gobierno, argumentó sobre la pertinencia de aumentar el sueldo mínimo, uno de los más bajos en América Latina. “Dentro del equilibrio fiscal, económico, queremos (queríamos) ampliar un país de asalariados antes que ampliar un país de (vendedores) ambulantes”.

La discusión sobre el sueldo mínimo surge luego de las críticas por el alza del sueldo de los ministros, aprobada la víspera de que el presidente iniciara el viaje de estado a Medio Oriente. Según una encuesta nacional de GFK difundida el domingo, Humala tiene un 21% de aprobación, la menor en lo que va de su gobierno, cinco puntos menos que en enero. La tarde de este lunes, con el jefe de Estado recién llegado, juramentará el nuevo gabinete.

Cinco nuevos ministros en el gabinete

Ha habido ocho cambios en el gabinete, aunque los nuevos ministros son cinco. René Cornejo juramentó como nuevo primer ministro, quien se desempeñaba como titular de la cartera de Vivienda desde el inicio del gobierno de Humala en 2011, y ya había sido considerado para ese cargo en anteriores crisis políticas.

La política más cercana a la primera dama, la congresista oficialista Ana Jara, dejó el ministerio de la Mujer y pasa al portafolio de Trabajo. Jara ha sido con frecuencia vocera del gobierno en momentos críticos, ante los silencios del primer ministro de turno y la vicepresidenta Marisol Espinoza. Es también una de las defensoras más firmes de Heredia cuando ha sido criticada por el uso político de la posición de primera dama y por su influencia en la toma de decisiones en el Ejecutivo.

Por otro lado, el economista Piero Ghezzi asumió como nuevo ministro de la Producción, en reemplazo de Gladys Triveño, quien sufrió las críticas de grandes empresarios pesqueros por nuevas normas que restringían las cuotas de pesca en las primeras millas de la costa, en resguardo de los peces llamados ‘juveniles’. Según varias fuentes, Ghezzi fue uno de los reclutados por la primera dama y podría representar una tensión en el gabinete, pues tiene diferencias en la visión de la política económica impuesta por Castilla, que permanece en el cargo.

El nuevo ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, se desempeñó previamente como consultor del Banco Mundial en la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, que busca mostrar el destino de la tributación minera en 32 países.

El coautor del libro "Qué se puede hacer con el Perú", José Gallardo, uno de los directores del Banco Central de Reserva, reemplaza a Cornejo en el ministerio de Vivienda.

Al inicio del gobierno de Humala, el partido Perú Posible –del expresidente Alejandro Toledo– fue su aliado. Sin embargo, las investigaciones a Toledo y su familia -en el Congreso y en la Fiscalía- por las millonarias compras inmobiliarias de la suegra, amigos y excolaboradores de Toledo, maltrataron ese vínculo. Carmen Omonte, la vocera de Perú Posible en el Congreso y primera vicepresidenta del Legislativo hasta julio de este año, juramentó como la nueva ministra de la Mujer.

El nuevo ministro de Agricultura es Juan Manuel Benites, en reemplazo de Milton Von Hesse, quien liderará el sector Vivienda; y la nueva ministra de Desarrollo e Inclusión social es Paola Bustamante Suárez, exviceministra de Prestaciones Sociales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50