Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ala de la oposición que convocó la protesta se desvincula de la violencia

"Queremos cambiar a este régimen que oprime a los venezolanos", dicen dos líderes opositores

Leopoldo Lopez y María Corina Machado durante la rueda de prensa convocada esta tarde en Caracas.
Leopoldo Lopez y María Corina Machado durante la rueda de prensa convocada esta tarde en Caracas. EFE

Los dirigentes de la oposición venezolana María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledezma comparecieron ante la prensa en la noche de este miércoles para desmarcarse de los hechos violentos acaecidos horas antes en el centro de Caracas, cuando una protesta estudiantil contra el Gobierno de Nicolás Maduro desembocó en enfrentamientos con la policía que causaron al menos tres muertos.

"Nosotros nos retiramos a las dos y veinte de la tarde. Siempre dijimos que acompañaríamos a los estudiantes. Pero luego ellos fueron víctimas de una emboscada. El mismo Maduro dijo que la policía no iba a movilizarse para custodiar a los jóvenes. Venezuela sabe quiénes son los violentos”, explicó Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, al acusar a los grupos que apoyan al chavismo como responsables de la violencia.

Fue una rueda de prensa casi clandestina. En el pasado, las declaraciones de la oposición recibían generosas coberturas en directo a través de la televisión local. Pero a partir de abril, con la venta de la última señal combativa, Globovisión, la oposición ha quedado incomunicada con su audiencia. La radio y la televisión privadas apenas reseñan lo dicho por los dirigentes opositores. Se trata de una decisión fruto de un tácito acuerdo entre la gerencia y el Gobierno, que asegura estabilidad política a cambio de viabilidad para el negocio. Las señales se emiten gracias a una concesión que entrega el Estado venezolano.

La opositora Mesa de la Unidad condenó sin reservas la violencia

López, Machado y Ledezma reconocieron el cerco informativo, pero a lo largo de los 45 minutos que duró el encuentro con los medios dejaron en claro que estarían en la calle hasta provocar un cambio de Gobierno. “Nos mantenemos en pie de lucha, serenos y firmes. No vamos a ponernos de rodillas. Nos quieren quitar a Venezuela y vamos a dar la vida por ella”.

Machado secundó esa idea: “Sólo al régimen le conviene la violencia. Le temen a la movilización cívica y pacífica”. Más tarde agregó: “Frente a un Gobierno despótico la respuesta es la calle y la organización ciudadana. Les decimos a aquellos que nos oprimen que seguiremos en la calle porque nuestro propósito es cambiar a este régimen que oprime a los venezolanos”.

Leopoldo López restó importancia a los insistentes rumores que anunciaban su inminente detención: “No tenemos miedo porque estamos del lado correcto de la historia, de los que son víctimas de la inseguridad y no tienen respuesta”.

En la oposición no hay unanimidad para seguir esa idea. Los tres dirigentes forman parte de un ala que ha decidido que no es posible esperar a las elecciones de 2019, cuando se celebrarán nuevos comicios presidenciales, para dar un golpe de timón al rumbo del país. La opositora Mesa de la Unidad, la coalición de partidos políticos de la que forman parte, condenó sin reservas la violencia ocurrida. “Somos gente de paz”, dijo su secretario ejecutivo, Ramón Guillermo Aveledo. “Si proponemos un cambio es para que los venezolanos podamos vivir en paz, sin exclusiones”.

Más información