Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

China empuja a la cooperación internacional contra la evasión fiscal

En noviembre de 2011 China era el octavo país en el mundo en términos de pérdidas fiscales

Las decoraciones para el Año Nuevo chino, este martes en Shangái.
Las decoraciones para el Año Nuevo chino, este martes en Shangái. REUTERS

El comisario de impuestos de China, Wang Jun, ha declarado que su país se comprometerá a intensificar la cooperación internacional en la lucha contra la evasión fiscal. El periódico chino en inglés South China Morning Post ha informado de que sus declaraciones han sido colgadas en la página web de la Administración Fiscal Estatal china, justo unos días después de que varios periódicos internacionales (EL PAÍS entre ellos) revelaran —con la colaboración del Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo (ICIJ, por su sigla en inglés)— las actividades económicas ocultas en paraísos fiscales de varios miembros de la elite del país asiático.

El propio Wang había declarado la semana pasada, durante un mitin de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en Paris, que China cumplirá con sus responsabilidades de gran país en las iniciativas fiscales internacionales y que aprovechará la cooperación internacional para reformar su sistema fiscal. Wang, además, instó a los demás países a mejorar tanto su legislación fiscal como la recaudación de impuestos.

Sherie Ng, directora general en el sureste asiático y Hong Kong de Niza Actimize, una productora de software para combatir la delincuencia financiera y el blanqueo de dinero que cotiza en el selecto Nasdaq estadounidense, ha declarado al South China Morning que China y otras naciones estaban barajando adoptar unas normas inspiradas por la Ley estadounidense de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA, por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo luchar contra la evasión fiscal de los ciudadanos del país norteamericano en el extranjero. Esa ley, que entrará en vigor el 1 de julio, pide a las instituciones financieras extranjeras que informen el gobierno de EE UU sobre las actividades de los contribuyentes estadounidenses o de empresas extranjeras de las que poseen una parte substancial.

Según los datos de la Autoridad Fiscal China, en 2012 Pekín recuperó impuestos por valor de 5.700 millones de dólares (alrededor de 4.170 millones de euros), 30 veces más que en 2008.

En noviembre de 2011, China era el octavo país en el mundo en términos de pérdidas fiscales. Según los datos del Tax Justice Network, una asociación internacional que lucha contra el fraude fiscal, el gigante asiático perdió 134 billones de dólares al año (98 billones de euros). En EE UU, país que más dinero pierde en este ámbito, se evaden cada año 337 billones de dólares (247 billones de euros).

Elan Keller, una abogada del bufete estadounidense Caplin y Drysdale, mantiene que esta legislación ha producido en EE UU un empuje hacia una mayor transparencia fiscal: "Esta tendencia se está imponiendo en todo el mundo, y muchos otros países, como China, se están dando cuenta de la importancia de una mayor transparencia fiscal. Así “se produce menos capacidad de mover activos a los paraísos fiscales en el extranjero”.