Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres muertos en un tiroteo en un centro comercial cercano a Washington

Uno de los fallecidos es el responsable de los disparos, quien, de acuerdo con la policía, se quitó la vida. Hay cuatro heridos

Policías en los alrededores del centro comercial.
Policías en los alrededores del centro comercial. AFP

Casi 24 horas después de que tres personas resultaran muertas y cinco heridas leves en un tiroteo en un centro comercial del Estado de Maryland, a 45 minutos en coche de la capital de Estados Unidos, la policía ha identificado al presunto autor de los disparos, uno de los fallecidos. Se trata de Darion Marcus Aguilar, un joven de 19 años. Sus víctimas, un chico y una chica de 25 y 21 años, respectivamente, trabajaban en el local en el que fueron hallados los cadáveres. El cuerpo sin vida de Aguilar fue encontrado junto a un arma de fuego y numerosa munición, en su bolsa llevaba explosivos de fabricación casera que fueron desactivados por las autoridades encargadas de la investigación.

Aunque varios medios locales han avanzado que el incidente fue originado por una disputa amorosa, la policía sigue sin confirmar esa posibilidad y asegura que todavía ignoran los motivos que llevaron a Aguilar a quitar la vida los dos jóvenes o a acudir al centro comercial con artefactos explosivos rudimentarios fabricados a partir de cohetes para fuegos artificiales.

Alrededor de las 11.15, hora local, de este sábado, la policía recibió el aviso de que se habían escuchado disparos en el segundo piso del centro comercial de Columbia. Al llegar, los agentes encontraron los tres cadáveres en un establecimiento especializado en patinaje del área de compras. "Esto no debería haber ocurrido en un centro comercial, no debería haber ocurrido en ningún lugar", se lamentó el jefe de la policía del condado, Bill McMahon, en rueda de prensa. Aguilar, que residía relativamente cerca del centro comercial, llegó al lugar en taxi alrededor de las 10.15 de la mañana, ha señalado el agente.

El centro comercial alberga más de 200 establecimientos comerciales. Varios de los clientes que se encontraban en el lugar en el momento de los disparos han sido trasladados a las instalaciones del complejo de cines del área de compras. Para tratarse de un sábado por la mañana, una hora propicia para las compras, "el centro comercial se encontraba bastante vacío", ha reconocido a la cadena CNN uno de los trabajadores del lugar tras ser evacuado por la policía. Los empleados y los clientes -entre ellos varios niños- que se encontraban en el recinto durante el tiroteo han abandonado el lugar escoltados por los agentes.

En esta ocasión el escenario del terror ha sido un centro comercial, hace una semana fue un colegio de secundaria. Las víctimas inocentes, las reflexiones posteriores sobre la sinrazón de la cultura de las armas en EE UU son, lamentablemente, lugar común en este país. Un estudio publicado a finales de 2013 por la universidad Texas State llama la atención sobre el incremento de tiroteos en EE UU en los últimos años. El autor del informe, el profesor de Derecho Penal J. Pete Blair, define tiroteo como “aquél episodio en el que alguien dispara con la intención de cometer una masacre, aunque no mate a nadie”. Partiendo de esta definición, y de acuerdo con la publicación de Blair, antes de 2008 la media era de ocho incidentes de este tipo al año; en 2010 se produjeron 21 -el récord-; 11 en 2011, y 15 en 2012.

La mayoría de estos tiroteos se perpetran allí donde la gente suele pasar la mayor parte de su tiempo. El 40% en el lugar del trabajo; el 30% en los centros de enseñanza (desde guarderías hasta la universidad); el 18% en espacios públicos al aire libre y el 12% en otros sitios. Hace una seman, un policía retirado abrió fuego en un cine, molesto porque uno de los espectadores de la película estaba escribiendo en su teléfono móvil, una persona murió y otra resultó herida. Un día después un chaval disparaba contra sus compañeros, a las pocas horas, un alumno asesinaba a una profesora en una universidad. Demasiadas tragedias, los primeros datos para las estadísticas de 2014.