Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los opositores sirios aceptan seguir negociando con El Asad

La Coalición Nacional Siria dice que al régimen sirio sólo le queda transferir poderes

Su líder Ahmad Jarba acusa a Damasco de amparar el terrorismo y cometer torturas

Ahmad Jarba, el líder de la Coalición Nacional Siria, en su conferencia en Ginebra.
Ahmad Jarba, el líder de la Coalición Nacional Siria, en su conferencia en Ginebra. AFP

A pesar de las graves acusaciones vertidas en su contra en el primer día de la cumbre de paz de Ginebra II, la opositora Coalición Nacional Siria ha anunciado este jueves que seguirá negociando, principalmente porque “el mundo ha visto ahora la verdadera cara del régimen”, según ha dicho en una conferencia de prensa su presidente, Ahmad Jarba. Las conversaciones se retomarán este viernes, en una jornada en que el régimen y la oposición reconocida por Occidente hablarán directamente por primera vez, sentando las condiciones y los plazos de la negociación.

“Les aseguro que si Bachar el Asad fuera capaz de gobernar Siria no estaría hoy aquí”, dijo Jarba. Después de la perorata del ministro de Exteriores del régimen sirio, Wallid al Muallem, que en el arranque de la cumbre el miércoles acusó a los opositores de “traidores” y “agentes a sueldo del enemigo”, Arba considera que “el mundo ya tiene pruebas suficientes para convencerse de que El Asad no puede ni es capaz de mantenerse en el poder”. Empleando una expresión común en Siria, Jarba dijo que “el régimen de El Asad está muerto, y a los muertos sólo cabe enterrarlos”.

Como hiciera la delegación del régimen sirio en el primer día de la cumbre, que arrancó en la localidad de Montreux y ahora se ha trasladado a Ginebra, Jarba ha acusado al régimen de amparar el terrorismo y de recurrir a métodos como la tortura. Los opositores han pedido una investigación internacional sobre un informe reciente que asegura que 11.000 presos han muerto en las cárceles sirias y que contiene abundantes pruebas fotográficas de tortura, como magulladuras o cuellos marcados por sogas. EE UU secunda a los opositores en esa petición.

En su rueda de prensa, Jarba dijo además que el ministro ruso de Exteriores, Sergéi Lavrov, le dijo en una reunión mantenida la semana pasada que “no se aferra necesariamente a El Asad”. A pesar de ello, Rusia es uno de los principales aliados del régimen sirio en la escena internacional y ha vetado varias resoluciones de condena a este en el Consejo de Seguridad de la ONU. En su comparecencia en el arranque de la cumbre de Ginebra II, Lavrov pidió una salida negociada al conflicto sin “precondiciones”, dando a entender que no debía darse la marcha de El Asad por segura.

Este jueves, en una entrevista con el canal Al Arabiya en la localidad suiza de Davos, el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, ha admitido que aún no ve a El Asad dispuesto a abandonar el poder. “Obviamente aún no ha llegado a ese punto”, dijo. Todos los participantes en la cumbre de Ginebra II —39 países además de la ONU y la Liga Árabe— aceptan las recomendaciones del comunicado de Ginebra I, emitido en 2012, que pide una transición política en Siria para lograr el fin de las hostilidades. Hasta la fecha han muerto 130.000 personas en el conflicto y nueve millones han abandonado sus hogares.

Más información