Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía amenaza el futuro de California

“Tenemos que afrontar una seria sequía de duración indeterminada y prepararnos para la próxima”, ha dicho el Gobernador Jerry Brown en su discurso sobre el “State of the State”

Un árbol muerto en el Valle de San Joaquín, en California
Un árbol muerto en el Valle de San Joaquín, en California AFP

Muchos son los datos y aspectos positivos que Brown ha destacado en su discurso anual sobre el “Estado del Estado”, ente ellos la creación de un millón de nuevos trabajos desde el 2010, un superávit presupuestario de 4.200 millones de dólares para el presente año fiscal y la aprobación del incremento del salario mínimo a diez dólares la hora. Sin embargo, hay un factor que preocupa mucho al Gobernador y a los californianos, y es la persistente sequía que lleva atravesando el Estado desde hace tres inviernos y que este año está batiendo un récord histórico.

La semana pasada Jerry Brown declaraba la situación de “emergente” y conminaba a la población a reducir el consumo de agua en un 20% para compensar la escasez en los embalses que están por debajo del 20% de su capacidad, como es el caso de Folson Lake que abastece a importantes zonas agrícolas de Sacramento.

“Tenemos que afrontar una sequía muy seria de duración indeterminada y prepararnos para la próxima”, ha dicho el Gobernador. Entre sus planes está construir dos grandes túneles que muevan millones de metros cúbicos de agua desde el norte del Estado al sur, así como disponer de más embalses que garanticen el abastecimiento de agua a la población.

“No sabemos hasta que punto está sequía tiene su origen en los gases de efecto invernadero, pero lo que es seguro es que la situación es un aviso de lo que nos espera por delante. El Panel para el Cambio Climático de Naciones Unidas ha alertado sobre el hecho de que los humanos estamos cambiando el clima del planeta. Ello significa más sequía, más temperaturas extremas y, en California, más fuegos y menos nieve”, ha señalado el Gobernador.

Y a continuación se ha referido a que “California es líder en tomar medidas a la hora de combatir el cambio climático”, puntualizando, sin embargo, que “debemos reducir el consumo de petróleo, causante en gran medida de los gases de efecto invernadero”. China y México son los países que, según Brown, deben también contribuir y cooperar en esa estrategia.

Además de la sequía, el Gobernador se ha referido a la necesidad de crear un fondo de reserva extraído del superávit para hacer frente a las futuras necesidades del Estado y no incurrir en los errores del pasado, cuando California atravesó por una profunda crisis presupuestaria y un gran déficit en las arcas estatales.

Brown ha dejado traslucir su preocupación por el gran agujero de las pensiones para los trabajadores públicos que podría amenazar la buena salud financiera del Estado. El déficit en este capítulo asciende a 218.000 millones, de acuerdo con estimaciones oficiales. De ahí, ha remarcado “la importancia de un fondo de reserva que garantice la estabilidad financiera del Estado”.

“California es líder en muchos terrenos, pero todavía nos quedan por afrontar muchas dificultades en lo referente a las familias que luchan por combatir su apurada situación económica, a la deuda que tenemos que pagar y al clima”, ha señalado

Mención especial ha dedicado a la población latina que, en marzo será el grupo étnico mayoritario en California. “Tenemos el 25 por ciento de la población del país nacida fuera de EE.UU y somos el primer Estado que tiene una pluralidad de familias de origen latino. De ahí que no sea sorprendente que este sea un Estado donde los inmigrantes no sólo pueden soñar, sino también conducir” (un guiño a la próxima entrada en vigor del permiso de conducir para inmigrantes indocumentados en California).

Más información