Las guerras de Sudán del Sur y la RCA crean nuevos niños soldados

Los grupos rebeldes y las milicias progubernamentales usan a los menores de edad como combatientes o esclavas sexuales

Un soldado del Ejército de Liberación de Sudán del Sur (SPLA) patrulla la localidad de Malakal, el pasado martes.
Un soldado del Ejército de Liberación de Sudán del Sur (SPLA) patrulla la localidad de Malakal, el pasado martes.AFP

No importa el origen del conflicto armado, ya sea religioso, económico o político, en casi todos —según la ONU— se comete el mismo crimen: reclutar a niños como soldados. El recrudecimiento de las guerras en la República Centroafricana (RCA) y Sudán del Sur ha revelado que tanto los grupos rebeldes como las milicias progubernamentales usan a niños como combatientes y a niñas como esclavas sexuales.

Más información

Organismos internacionales como Unicef y Amnistía Internacional calculan que existen unos 20 países donde sistemáticamente se reclutan a niños como soldados. Estos se encuentran principalmente en Asía y África, el único caso de América es Colombia por el conflicto con las FARC. En total, cifran en 300.000 el número de menores de edad que intervienen directamente en las guerras.

En el caso del conflicto centroafricano la Unicef calcula que más de 6.000 niños han sido reclutados como soldados. En este país, los bandos en disputa son la coalición rebelde Séléka, integrada principalmente por musulmanes, y las milicias de autodefensa cristianas llamadas Antibalaka ("antimachetes" en sango, la lengua local).

Carmen Molina Muñoz, directora de cooperación y emergencias de Unicef en España, afirma que en la República Centroafricana no hay control poblacional, por lo que la cifra de menores en combate podría ser mayor. "En ese país existe un Estado fallido, y eso facilita que los múltiples grupos armados recluten niños sin control", añade.

Entre los grupos que la Unicef ha identificado como reclutadores de niños en la RCA están: el Ejército de Resistencia del Señor (LRA), la Convención de Patriotas para la Justicia y la Paz Fundamental (CPJP), la Unión de las Fuerzas Democráticas para la Unidad (UFDU), estas últimas miembros de la coalición Séléka, según un informe de 2012 de la agencia internacional.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Un buen número de niños y niñas soldados son reclutados en el llamado Ejército Blanco” Ivan Simoovinc, de la ONU

La forma de reclutarlos es similar en casi todos los conflictos: son secuestrados de sus escuelas o aldeas. Sin embargo, se dan casos de menores que llegan "voluntarios", creyendo que pueden salir de la extrema pobreza, o para vengar la muerte de algún familiar asesinado por el bando contrario, explica Carlos Sanguino, responsable del trabajo sobre menores de Amnistía Internacional en España.

Añade que a los varones les imponen las tareas más peligrosas como señuelos, espías, carga y traslado de bombas. Mientras a las niñas las utilizan en tareas domésticas de los campamentos y como esclavas sexuales de los jefes. Las edades van desde los 13 años hasta los 18, aunque se dan caso de niños con menor edad.

Ivan Simoovinc, secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, informó la semana pasada de que "niños soldados están luchando" en la guerra de Sudán del Sur, que inició hace más de un mes y según cifras de ONG internacionales se ha cobrado la vida de hasta 10.000 personas. El funcionario no dio una cifra exacta de menores involucrados en el conflicto entre las etnias Nuer y Dinka, a la que pertenece el presidente sudanés Salva Kiir.

"Hemos oído que un buen número de niños y niñas soldados son reclutados en el llamado Ejército Blanco", comentó Simonovic, en referencia a una fuerza de la milicia étnica Nuer que ha arrasado en todo el estado oriental de Jonglei. Estos luchan junto a los soldados amotinados leales al destituido vicepresidente Riek Machar.

El representante de UNICEF en Sudán del Sur, Iyorlumun Uhaa, ha advertido de que cualquiera que no cumpla "las leyes que prohíben la participación de niños en conflictos armados deberá rendir cuentas ante la justicia".

La única condena por usar menores como soldados se dio en julio de 2012, cuando la Corte Penal Internacional (CPI) sentenció a 14 años de cárcel a Thomas Lubanga, un antiguo señor de la guerra congoleño que reclutó niños entre 2002 y 2003. La Corte ha considerado la práctica como un crimen de guerra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción