Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry afirma que de Ginebra saldrá un Gobierno de transición en Siria

En un cambio de postura, el secretario de Estado sostiene que ni Asad ni tampoco los líderes de la oposición deben dirigir la transición democrática

El secretario de Estado, John Kerry, durante la conferencia de prensa.
El secretario de Estado, John Kerry, durante la conferencia de prensa. AFP

A menos de una semana para que se celebre la conferencia de Ginebra 2 para tratar de poner fin a la guerra civil en Siria, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha querido dejar claro este jueves que el objetivo principal del encuentro es formar un Gobierno que dirija la transición democrática en el país asiático. En una breve comparecencia ante los medios en el Departamento de Estado, Kerry ha puntualizado que de ese empeño no pueden formar parte ni el actual presidente sirio, Bachar el Asad, ni los líderes de la oposición, en lo que supone un cambio en la postura que EE UU en el conflicto que, hasta ahora, únicamente era contraria a la presencia de Asad en el futuro político de Siria.

“Desafiaría a la lógica que quienes han contribuido a crear la situación que se vive ahora en Siria puedan dirigir su futuro”, ha asegurado el secretario de Kerry. El secretario de Estado ha llamado la atención sobre la importancia de que las partes que acudan al encuentro del próximo día 22 en la ciudad suiza de Montreux acepten que la negociación versará exclusivamente sobre lo acordado en la conferencia de Ginebra de junio de 2012, en un claro mensaje a Irán para que acepte esas condiciones si quiere participar en el encuentro. “Es importante que nadie se tome a la ligera y haga juegos sobre este proceso”, ha advertido Kerry.

Hace dos años, en la ciudad suiza se marcó como objetivo la formación de un Gobierno provisional para dirigir la transición democrática en Siria. “Ginebra 2 supone el lanzamiento de un proceso para llegar a la solución final de este conflicto”, ha asegurado el secretario de Estado sobre un conflicto que ha dejado más de 100.000 muertos y tres millones de refugiados.

La base del acuerdo alcanzado en la primera conferencia de Ginebra implica inevitablemente el abandono voluntario del poder por parte de Asad, una perspectiva que EE UU siempre ha considerado una condición inegociable. En su comparecencia de este jueves, Kerry, sin embargo ha introducido una novedad en el discurso estadounidense y ha exigido la exclusión de los líderes rebeldes. El jefe de la Diplomacia estadounidense, recién aterrizado de la conferencia de donantes para Siria que se celebró este miércoles en Kuwait, ha llamado la atención sobre el aumento del extremismo en el país asiático del que el caos provocado por el conflicto se ha convertido en un caldo de cultivo.

Con la ausencia casi segura de Irán -que Rusia está tratando de evitar-, queda por saber si la fragmentada oposición al régimen sirio acudirá al encuentro, recelosa de reunirse con los representantes del régimen de Asad. Este jueves, el secretario de Estado ha instado a sus líderes de la Coalición Nacional Siria, que se reúnen el sábado para decidir sobre su asistencia, a que participen en la conferencia. “EE UU insta a la asamblea a que adopte un voto positivo”, ha indicado Kerry.

El secretario de Estado ha recordado que, además de la conferencia, la comunidad internacional está trabajando para alcanzar nuevos alto el fuego en el país y la liberación de periodistas y cooperante que mejoren el clima de las negociaciones.