Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Defensa de Israel: “Kerry debería ganar el Nobel y dejarnos en paz”

Yaalon se ve obligado a disculparse tras pedir EE UU a Netanyahu que le desautorizase públicamente

John Kerry este lunes en una conferencia en París. Ampliar foto
John Kerry este lunes en una conferencia en París. AFP

El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, se ha visto obligado a disculparse esta noche con el secretario de estado norteamericano, John Kerry, tras haber arremetido duramente contra él y sus esfuerzos por reactivar el proceso de paz con los palestinos, en conversaciones privadas que publica hoy el diario Yedioth Ahronoth.  Yaalon habría acusado en charlas tanto en Israel como en Estados Unidos a Kerry de actuar "con una obsesión fuera de lugar" y un "fervor mesiánico" en su mediación. "No puede enseñarme nada sobre el conflicto con los palestinos", rechaza. El descontento del ministro, perteneciente al partido Likud, el mismo del primer ministro Benjamín Netanyahu, roza el tedio cuando afirma: "La única cosa que puede salvarnos es que Kerry gane el Premio Nobel y nos deje en paz".

Washington no ocultó su indignación y consideró que de ser ciertas, las palabras de Yaalon son “ofensivas e inapropiadas, especialmente si se tiene en cuenta todo lo que EE UU está haciendo para apoyar a Israel”, indicó la portavoz del Departamento de Estado de EE UU Jennifer Psaki. Más tarde un alto funcionario había emplazado a Netanyahu a "poner las cosas en su sitio expresando públicamente su desacuerdo con las declaraciones de Yaalon, según publica el diario Haaretz. El ministro se vio obligado a emitir un comunicado en el que explica que "no había tenido ninguna intención de ofender" a Kerry y se disculpa si se había sentido herido "por los comentarios que se han atribuido" al ministro de Defensa, añadió evitando confirmar la veracidad de la información. "Apreciamos los múltiples esfuerzos del secretario Kerry", añade el comunicado de la oficina de Yaalon.

Yaalon sostuvo también que el presidente palestino, Mahmud Abbas, "está vivo y bien" gracias a Israel. "En el momento en el que dejemos Judea y Samaria [nombres bíblicos con que denomina a la actual Cisjordania], estará acabado", abunda. Yaalon —que se sienta al lado de Netanyahu en cada encuentro con el jefe de la diplomacia norteamericana— denuncia que en realidad no está habiendo negociaciones como tal con el equipo palestino, sino entre Israel y EEUU.

No sólo carga contra Kerry personalmente, sino que denosta el borrador de plan de paz que trajo el día de Año Nuevo a la zona, con el que la Casa Blanca trata de suavizar diferencias entre las partes, detectar los principales obstáculos y, así, tener un acuerdo marco de mínimos para abril, cuando concluye el plano inicial de contactos, de nueve meses. Ese documento estaba acompañado, además, por un plan de seguridad para el hipotético futuro de dos estados, el israelí y el palestino, incluyendo una solución para el Valle del Jordán, frontera con Jordania, cuyo control militar Israel quiere mantener y la Autoridad Nacional Palestina se niega a acatar. Washington, según han filtrado miembros del equipo de Kerry, apostaba por un control temporal de Israel, con supervisión de fuerzas internacionales, o el despliegue de vigilancia no presencial, tecnológica.

Para Yaalon, "el plan de seguridad no vale ni el papel en el que está escrito". "Sólo nuestra presencia continua en Judea y Samaria y el río Jordán garantiza que el aeropuerto de Ben Gurion o Netanhya no se conviertan en objetivo de cohetes [lanzados] desde todas las direcciones", indica el diario israelí. Frente al optimismo de Kerry, replica: "Yo vivo y respiro el conflicto con los palestinos. Sé lo que ellos piensan, lo que quieren y lo que realmente están planeando".

En estas charlas privadas que ahora salen a la luz, el ministro también insistió en que Israel es el "único" que está dando pasos concretos, como la liberación de presos palestinos; ya van tres tandas de 26, del total de 104 apalabrados por el Gobierno, una promesa que data de hace más de 10 años, recuerda el Ejecutivo palestino. También es recurrente su censura al presidente Abbas, que no es un "socio" para la paz por su "intransigencia".

Defensa, a esta hora, ni confirma ni desmiente estas informaciones. El diario The Jerusalem Post corrobora que Yaalon ha manifestado habitualmente unas ideas similares, pero en conversaciones off the record que no podían ser citadas. El ministro, que dice de sí mismo que es un "hueso duro de roer", es conocido por la contundencia de sus declaraciones, desde llamar "cáncer" a los palestinos a apostar por "confrontar" a Irán para detener su programa nuclear.

Sus palabras, que pueden agriar las relaciones entre Israel y EEUU, se conocen al día siguiente de que el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, se reuniese con Netanyahu y el presidente Simón Peres, tras el funeral del ex primer ministro Ariel Sharon. De estas reuniones trascendió el "apoyo" del Gobierno israelí a los "esfuerzos" de Kerry por resolver el conflicto. Biden recordó a ambos líderes que es el presidente Barack Obama en persona quien alienta este empeño del secretario de estado, que ha viajado a la zona ya diez veces desde que asumió su cargo, convencido de que la paz "es una misión complicada pero no imposible". Justo este martes, Kerry se entrevista en el Vaticano con el Papa Francisco para departir sobre la visita que el pontífice hará en mayo a Tierra Santa.

Entre los socios más centristas del Gobierno israelí, las palabras de Yaalon se entienden como "irresponsables y perjudiciales". Tzipi Livni, ministra de Justicia y negociadora con los palestinos, ha afirmado en su muro de Facebook: "Puede oponerse a las negociaciones profesionalmente y de manera responsable, pero sin reprimendas y sin destruir las relaciones con principal aliado de Israel”. Su colega, el titular de Medio Ambiente, Amir Peretz, ha pedido que se muestren los ministros que piensan como él y que Netanyahu los eche. En la radio del Ejército, Isaac Herzog ha pedido a los partidos moderados que abandonen la coalición ante este "radicalismo", que "revela el verdadero rostro del Gobierno", y se unan en una alianza a la izquierda.

Sin embargo, Yaalon también ha encontrado apoyos al fondo de sus declaraciones. El ministro de Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, dice estar "de acuerdo" con su contenido, "pero, pese a las diferencias, hay que seguir una norma: abstenernos de insultos personales".