Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel revela que España se encuentra entre sus compradores de armas

Una orden judicial obliga al Gobierno a hacer pública una lista parcial de exportaciones de armas

La segunda prueba de vuelo del misil Jetz 3, el pasado 3 de enero.
La segunda prueba de vuelo del misil Jetz 3, el pasado 3 de enero. EFE

El Gobierno de Israel publicó el miércoles por la noche una lista parcial de los principales clientes de su industria armamentística, y España figura entre ellos, junto a Estados Unidos, Reino Unido, Corea del Sur y Kenia. Israel es una potencia mundial en la fabricación y venta de drones, dispositivos aéreos no tripulados que se pueden emplear para reconocimiento y para el lanzamiento también de misiles. Solo en 2012 exportó más de 5.100 millones de euros en material armamentístico, según el Ejecutivo, en su mayoría a naciones asiáticas y europeas.

El abogado Itay Mack pidió en los juzgados que Israel ofrezca toda la información de exportación de armas, considerada secreto de Estado con el argumento de la protección de la seguridad nacional y de los Gobiernos compradores. Por orden judicial, el ministerio israelí de Defensa ha publicado una lista, aunque es parcial, porque en realidad incluye a los países que no tienen inconveniente en que se revele que son clientes de las empresas armamentísticas de Israel, que produce algunos de los productos bélicos más avanzados del mundo.

En el caso de España, se desconoce el volumen exacto de las importaciones de material de Defensa o tecnologías de Israel a España, ya que el Gobierno español no tiene obligación de hacer públicos esos detalles. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Defensa israelí explican a este diario que los contratos con firmas de este país —en su mayoría participadas por el Ejecutivo israelí— en la última década ascienden a unos 300 millones de euros, en su mayoría destinados a la compra de misiles, de drones y de sistemas de reconocimiento y navegación.

Entre las adquisiciones más destacadas se encuentra la de los primeros cuatro aviones no tripulados con destino a la misión de Afganistán, los Searcher MK II-J, con 300 kilómetros de alcance, contratados con IAI (Israel Aircraft Industries), unos aviones empleados en la guerra de Israel contra la milicia islamista Hezbolá de 2006 en Líbano. España también compró 2.600 misiles antitanque Spike MR/LR a la empresa Rafael, ubicada en Haifa, para equipar a los helicópteros de combate Tigre.

De esta firma proceden, además, las torres Mini-Samson que se instalaron en los primeros blindados adquiridos en 2008 para las misiones internacionales, los RG-31 MK 5E. Los cazas Boeing españoles también llevan hoy sistemas de reconocimiento táctico y radares procedentes de Israel, compras que oscilaron entre los 15 millones de euros y los 25 millones. El comercio entre empresas particulares españolas e israelíes en materia de defensa asciende a unos 60 millones de euros anuales.

El diario israelí Haaretz ha sido el primero en informar de la publicación de la reciente relación de países. Según su director, Aluf Benn, “el ministerio de Defensa quiere esconder la lista completa para evitar el debate público sobre la moralidad de vender armas a regímenes dictatoriales, además de otros fallos preocupantes en el control de su división de exportaciones”.

La lista real de clientes se sospecha mucho más larga, dadas diversas investigaciones de años pasados en los medios israelíes que apuntan a que Israel ha llegado a vender armas a países que no son precisamente estrechos aliados. En junio un informe del Departamento para Negocios, Innovación y Competencias del Gobierno británico apuntó a que Israel ha vendido durante años armas a Egipto, Pakistán, Argelia, Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, algo que no han confirmado las autoridades.

Naciones Unidas tiene su propio inventario de venta declarada de armas. De nuevo, Israel solo informa, como es costumbre, de aquellas transacciones cuyos compradores no tienen inconveniente en revelar. Durante 1992 y 2009, los años en que hay datos publicados, Israel exportó armas a 27 países, entre ellos también Brasil, Ecuador y Colombia.

“Israel exporta armas, como muchos países, y tiene sus criterios para ello. La decisión de qué armas se venden, y a quién, se somete a un proceso de deliberación en el Gobierno y el Parlamento, teniendo en cuenta siempre los principios de un Estado de derecho y una democracia. No se venden armas a países que las puedan usar contra Israel o que las empleen para violaciones de los derechos humanos”, aseguran a este diario fuentes gubernamentales israelíes.

Sin duda la relación comercial más sólida de Israel en ese ámbito es con EE UU. El mes pasado dimitió el jefe del departamento de exportaciones del ministerio de Defensa israelí, Meir Shalit, según publicó el diario Maariv porque autorizó la venta de un sofisticado equipamiento de aclimatación y acondicionamiento de misiles a China, provocando enfado en el Pentágono. Cada año, según cifras del Parlamento, Israel autoriza licencias de exportación para 8.000 artículos armamentísticos.