Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Líbano dispara por primera vez contra aviones sirios por atacar su territorio

Las aeronaves sirias habían lanzado misiles aire-tierra muy cerca de la localidad de Khebet Daoud, al este del país

El presidente de Siria, Bashar al-Assad, se reúne hoy con una delegación de Líbano en Damasco.
El presidente de Siria, Bashar al-Assad, se reúne hoy con una delegación de Líbano en Damasco. REUTERS

Por primera vez desde que comenzó el conflicto sirio en marzo de 2011, el Ejército libanés ha disparado este mediodía contra aeronaves sirias que habían violado su espacio aéreo y lanzado hasta cuatro proyectiles sobre la región de Arsal. Según han informado fuentes militares a diarios como Daily Star o L´Orient, no está claro si se trataba de cazas de combate o helicópteros pero sí está corroborado que “dejaron caer” misiles aire-tierra muy cerca de la localidad de Khebet Daoud, al este de Líbano, rozando la frontera con Siria. Por el momento no se han reportado daños por este ataque.

Una fuente citada por la televisión estatal libanesa explica que el Ejército “estaba respondiendo a la orden del comando central de disparar contra cualquier avión de guerra que viole el espacio aéreo libanés”. Ya el pasado junio, las Fuerzas Armadas lanzaron una advertencia a su vecino sirio, el país que hasta 2005 ha ejercido una enorme influencia sobre la vida política y militar libanesa, con presencia sobre el terreno. Era insólito el llamamiento a no sobrepasar los límites sirios, cuando desde el comienzo del conflicto, la Fuerza Aérea del presidente Bashar El Asad ha llevado a cabo varias incursiones en el Líbano con el objetivo declarado de perseguir rebeldes. Es lo que, apunta la prensa local, ha sucedido esta vez, ya que toda la zona de Arsal es manifiestamente favorable a los rebeldes que buscan el fin del régimen de Damasco.

Michel Suleiman, el presidente de Líbano, también dijo este verano que se estaba “violando la soberanía” nacional con estos vuelos y ataques y que daría orden de intervenir para evitarlas. No se había dado un paso hasta esta mañana. Por el momento, los medios oficiales sirios no han hecho alusión a este ataque ni han reportado daño alguno en sus naves.

El conflicto sirio saltó pronto sus fronteras en el mapa para trasladarse a Líbano, que se está resquebrajando, dividida entre los partidarios del Gobierno sirio -como la milicia chií de Hezbolá que, según informa hoy la Inteligencia de Israel, ha perdido ya sobre el terreno al menos 300 efectivos- y lo suníes críticos con Asad. El sectarismo ha dado lugar a una cadena de atentados cruzados, entre los que podría estar el que el pasado día 27 acabó con la vida del exministro de Finanzas, Mohamad Chatah, y otras seis personas en el centro de Beirut.

Más información