Nulo avance en el control de armas un año después de Newtown

La iniciativa de Obama murió en el Senado, el apoyo a una legislación más restrictiva ha declinado y han sido más los Estados que han aprobado leyes más permisivas

Una niña durante la vigila en memoria de las víctimas de Newtown.
Una niña durante la vigila en memoria de las víctimas de Newtown.REUTERS

Hace un año, la matanza de la escuela de Sandy Hook, donde fallecieron 27 personas, 20 de ellas niños, conmovió a Estados Unidos como nunca antes lo había hecho ninguna otra masacre similar. La dimensión de la tragedia se consideró un punto de inflexión para cambiar de una vez por todas la cultura de la violencia en este país y lograr un control más restrictivo del uso de armas. El propio presidente Barack Obama hizo de esta empresa su cruzada particular. Hoy, sin embargo, en EE UU es más fácil acceder y llevar un arma de fuego que entonces.

“¿De verdad vamos a ser capaces de decir que no podemos hacer nada después de asistir a esta carnicería, que los entresijos de la política son muy complicados?”, se preguntó Obama en el discurso que ofreció en Newtown dos días después del tiroteo. Con las encuestas de su parte, el presidente impulsó una ambiciosa campaña para lograr una legislación que restringiera el acceso a las armas y exigiera la supervisión de antecedentes penales y mentales en todas las ventas de munición y armas. Una propuesta bipartita al respecto, sin embargo, murió en el Senado gracias al apoyo de varios senadores demócratas de Estados tradicionalmente permisivos con uso de armas de fuegos, temerosos de perder sus escaños en las elecciones de 2014.

No sólo la Casa Blanca inició una fuerte ofensiva a favor de un mayor control de las armas. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, la antigua congresista y víctima de un tiroteo, Gabrielle Giffords, y otras organizaciones planean destinar más de 25 millones de dólares el año que viene para apoyar a los candidatos que defiendan una visión restrictiva del uso de las armas. Habrá que ver si esta cantidad es suficiente para hacer frente al todopoderoso lobby de las armas de EE UU, que este año, les ha ganado la batalla. La Asociación Nacional del Rifle (NRA) y otros grupos afines han gastado en 2013 12,2 millones de dólares para atraerse el respaldo de los políticos del Capitolio, frente a los 1,6 de las asociaciones que se oponen a los principios que defiende la NRA.

La derrota en el Senado de la iniciativa federal de control de armas obligó a sus defensores a centrar sus esfuerzos a escala estatal. Colorado, un Estado con un largo historial de tiroteos fatales -Columbine o el cine de Aurora- aprobó una legislación muy restrictiva que les costó el puesto, por la retirada del apoyo popular, a dos de los senadores que apoyaron la norma. En lo que va de año se han aprobado más de 1.500 disposiciones sobre armas de carácter estatal. De acuerdo con el Centro Legal para Prevenir la Violencia Armada, 18 estados respaldaron leyes que ampliaban la permisividad en la posesión y tenencia de armas, 11 las restringieron y 10 votaron a favor de una combinación más equilibrada.

En la víspera del aniversario de Sandy Hook, el apoyo a una legislación más restrictiva sobre el control de armas también ha decaído. Aunque el apoyo a la expansión del control de antecedentes sigue alto, se ha reducido de un 90 a un 80% desde primavera. Hoy, el 49% de los estadounidenses están a favor de leyes más duras, frente al 58% que compartía esa opinión en octubre, según Gallup.

La Casa Blanca y Bloomberg, sin embargo, esperan que el aniversario de la matanza de Newtown permita renovar la lucha sobre el control de armas. El presidente ha pedido a la organización que promueve sus medidas entre la sociedad civil, Organizing for Action, que el 14 de diciembre realice eventos por todo el país a favor de una legislación más restrictiva de la tenencia de armas. Las organizaciones Alcaldes contra las armas ilegales y Madres demandando acción han lanzado, con ocasión del año del tiroteo de Sandy Hook, un polémico anuncio exigiendo un mayor compromiso ciudadano a favor de la limitación de la posesión de armas en la que se ve a varios jóvenes en un instituyo guardando un minuto de silencio en conmemoración de la tragedia mientras un hombre se acerca con una bolsa sospechosa. Este jueves, en Washington, varios familiares de Sandy Hook, realizaron una vigilia en la catedral de la capital pidiendo un mayor control de las armas de fuego.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS