Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparece una regidora municipal en el Estado mexicano de Michoacán

María Mariscal Magaña, del Partido de la Revolución Democrática, fue vista por última vez el miércoles en Apatzingán, bastión de los Caballeros Templarios

María Mariscal en su foto de perfil de Facebook.
María Mariscal en su foto de perfil de Facebook.

A María Mariscal Magaña la vieron por última vez el pasado miércoles. Mariscal es regidora de Salud en Buenavista Tomatlán, un municipio de la región de Tierra Caliente, en Michoacán, donde la presencia de los cárteles del narcotráfico ha tomado fuerza en los últimos años.

La funcionaria municipal del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) había viajado ese día a la ciudad de Apatzingán, el núcleo urbano de mayor tamaño en la zona -99.000 habitantes- y considerado bastión del cartel de los Caballeros Templarios. “A primera hora de la tarde compañeros del pueblo de La Ruana –cercano a Buenavista- intentaron ponerse en contacto con ella, pero como no la localizaban, avisaron a la familia para ver si sabíamos dónde estaba”, dice Juan, su hermano pequeño, al otro lado de la línea telefónica.

El joven, vendedor de tacos de 30 años, se muestra apesadumbrado y mide al milímetro todo lo que dice: “Nosotros no queríamos publicidad, por su seguridad, para que no le pase nada, no sabemos de qué manera le puede afectar. Solo queremos que no le hagan nada, que la devuelvan bien”.

Desde el miércoles no saben nada de ella: “Hay rumores pero nosotros no hemos tenido contacto con los Caballeros Templarios, ni antes ni ahora, somos una familia trabajadora”. Después de los avisos de los conocidos aquel día, su madre y otro hermano –son cinco en total- viajaron ya de noche a Apatzingán para buscarla. Una vez allí recorrieron “cárceles y hospitales”, pero no dieron con ella: “Pensábamos que podría haber tenido alguna complicación con su embarazo, está de cuatro meses, o haber sufrido algún accidente”. Como aquel día, María Mariscal había viajado muchas otras veces a la ciudad de Apatzingán por trabajo y nunca le había sucedido nada. Iba conduciendo su propio coche. “No hay otro carro igual a ese porque ella le cambió el color”, dice su hermano.

Desde el departamento de comunicación social de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán confirman que el organismo ha levantado un acta de comparecencia –se notifica la desaparición aunque no es una denuncia – después de las declaraciones de un familiar de María. La información fue transmitida en su momento a la unidad antisecuestros de la fiscalía, que se encarga de hacer las diligencias oportunas. Ningún otro detalle de la investigación ha sido revelado “para no afectar” a las pesquisas.

Buenavista Tomatlán fue el tercer municipio de la región de Tierra Caliente que decidió levantarse en armas contra el crimen organizado. Cinco días después de Tepalcatepec y La Ruana, que lo hicieron el 24 de febrero, los civiles de Buenavista se armaron creando su propio grupo de defensa para expulsar a los Caballeros Templarios de lazona. En comunicación con las guardias comunitarias a través de las redes sociales, varios grupos han expresado su preocupación por el paradero de Mariscal. Por un Michoacán en libertad -perfil público de las autodefensas en Facebook- explica que desde el levantamiento en febrero el municipio ha sido escenario varios enfrentamientos. “Los Templarios tratan de entrar por distintos puntos de Buenavista para asesinar a nuestra gente. Incluso si salimos fuera del municipio a lugares donde no están los autodefensas, ellos revisan los autobuses, nos piden identificaciones y secuestran a los nuestros. Lo más seguro es que jamás volvamos a saber de ellos”.

Según estas versiones, el alcalde Luis Torres Chávez salió huyendo cuando los civiles decidieron armarse contra el crimen organizado y desde entonces gobierna desde fuera de la ciudad. En octubre pasado el presidente municipal declaró en entrevista al diario 24 Horas que además de una crisis de seguridad, Buenavista atravesaba una crisis económica al no regularizarse el corte, empaque y comercialización del limón. En esta información, el regidor declaraba que la producción original, de entre 15.000 y 20.000 cajas diarias de 20 kilos, había caído a la mitad. En el municipio de Buenavista la superficie cultivada de limón es de 16.000 hectáreas. La agricultura, y fundamentalmente el cultivo de algunas frutas, así como la ganadería, son las principales actividades económicas de esta zona de Michoacán.