Santos y Correa tienden puentes

Colombia y Ecuador escenifican su buena relación con un nuevo enlace internacional tras la crisis de 2008

Los presidentes de Colombia y Ecuador a su llegada a Ipiales.
Los presidentes de Colombia y Ecuador a su llegada a Ipiales.J. Jácome / EFE

Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Ecuador, Rafael Correa, se reunieron este lunes en suelo colombiano para revisar el avance de las relaciones entre los dos países desde que se reestablecieran en 2010, tras la ruptura de 2008 por culpa del bombardeo de la Fuerza Aérea de Colombia a territorio ecuatoriano, con el que atacó y dio muerte al llamado canciller de las FARC, alias Raúl Reyes, que era el número dos del grupo subversivo. En ese momento, Correa rompió relaciones con Colombia por considerar el ataque una violación a la soberanía de su país.

Pero hoy las molestias al parecer quedaron en el pasado. Santos abrió su discurso señalando que Ecuador y Colombia pasan por el mejor momento de sus relaciones. “Estamos más hermanos que nunca”, dijo en Ipiales, población colombiana donde se reunieron para instalar el segundo gabinete binacional —el primero fue en diciembre de 2012, en la ecuatoriana Tulcán— con la intención de seguir fortaleciendo sus relaciones y el desarrollo de una agenda conjunta.

Uno de los motivos principales del encuentro fue la ampliación del puente internacional de Rumichaca, que une a los dos países y que, según Santos, simboliza el estado saludable en que se encuentran las relaciones binacionales. “Hace más de 40 años se estaba hablando de esa obra, y siguiendo otro ejemplo del presidente Correa, de hacer las obras de infraestructura de manera rápida, este puente se construyó en menos de un año”, dijo Santos. Por su parte, Correa señaló que con Perú ya tienen cuatro ejes viales que los conectan y que con Colombia “hay que acelerar el paso” en una frontera que abarca 586 kilómetros.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, destacó los frutos que ha traído “la planificación conjunta del desarrollo transfronterizo”, entre los que señaló avances en cuestiones de seguridad, como la recaptura de presos fugados de una cárcel de Guayaquil en febrero, así como en lo relativo a la interconexión eléctrica.

Correa reconoció los avances en el proceso de paz colombiano y ratificó su apoyo al mismo a pesar de que su país no participa en las conversaciones, como sí lo hacen Cuba, Noruega, Venezuela y Chile, que son garantes y acompañantes. “Estás protagonizando la mejor noticia de las últimas décadas para nuestra América Latina”, le dijo a Santos.

Y aunque estaba planeado que los dos presidentes inauguraran el puente Rumichaca, Santos se abstuvo de participar diciendo que tenía que cumplir la Ley de Garantías Electorales, la cual le impide desde hoy -ahora que es un presidente-candidato-, inaugurar obras públicas, entre otras restricciones. "Para evitar cualquier suspicacia, entonces voy a hacerme a un ladito", dijo Santos, dejando en manos de Correa, la inauguración de la construcción. Esta ley también dice que solo podrá actuar como candidato presidencial a partir del 25 de enero, que es cuando se abren las inscripciones para los aspirantes a la presidencia. Más tarde se conoció que Santos notificó su intención de ir por un segundo mandato ante la Registraduría.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El entendimiento entre los dos países ha llegado a tal punto que, recientemente, Santos anunció que Colombia compensará a Ecuador con 15 millones de dólares, tras un acuerdo donde desistió de una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por los daños que provocaron las fumigaciones a cultivos cocaleros en la salud de sus pobladores y al medio ambiente en la frontera.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50