EE UU asegura que Obama no se disculpará por los errores en Afganistán

El Gobierno de Karzai aseguró que la petición de perdón formaba parte del acuerdo que fijaba las condiciones de la permanencia de las tropas de EE UUen el país

Barack Obama saluda a Hamid Karzai.
Barack Obama saluda a Hamid Karzai.AP

La Administración estadounidense ha negado rotundamente que el presidente del país, Barack Obama, vaya a pedir perdón por escrito al Gobierno afgano por los errores cometidos durante la ocupación del país, tal y como había afirmado el portavoz del jefe del Estado de Afganistán, Hamid Karzai este martes. Las disculpas formaban parte del acuerdo sobre seguridad al que ambas naciones habrían llegado y que contempla la situación de las tropas estadounidenses que se tropas Afganistán tras la retirada del grueso de sus efectivos en diciembre de 2014. En una entrevista concedida a la cadena CNN, la asesora de Seguridad Nacional del la Casa Blanca, Susan Rice, ha negado ese extremo.

"He visto esa información y no tengo ni idea de dónde puede haber salido, Se trata de un malentendido sobre el estado de la situación”, ha señalado Rice. “Esa supuesta carta ni se ha escrito ni ha sido enviada. No hay ninguna necesidad de que EE UU se disculpe con Afganistán”, ha puntualizado. En su lugar, el presidente podría firmar un texto en el que se compromete a que las tropas que se mantengan en Afganistán sólo se adentrarán en viviendas de civiles en "excepcionales circunstancias y sólo para salvar vidas".

Esa supuesta carta ni se ha escrito ni ha sido enviada. No hay ninguna necesidad de que EE UU se disculpe con Afganistán" Susan Rice

La Casa Blanca no ha confirmado tampoco este extremo pero sí ha reconoció la existencia de un pacto general al que únicamente le resta ser aprobado por líderes tribales afganos que se reúnen esta semana antes de considerarse cerrado. "Sigue habiendo conversaciones, pero estamos esperando a las deliberaciones del Loya Jirga [la asamblea de líderes tribales de Afganistán que se reúne este jueves en un encuentro que se prolongará durante varios días]”, ha señalado el portavoz de la presidencia, Jay Carney.

Sus declaraciones se produjeron después de que el Gobierno afgano asegurara que durante una conversación telefónica mantenida este martes entre el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y el secretario de Estado, John Kerry, el primero impuso la petición de disculpas por parte de Obama como condición indispensable para que las tropas estadounidenses que permanezcan en el país después de 2014 puedan gozar de inmunidad y realizar redadas en determinadas circunstancias. De acuerdo con el portavoz de Karzai, Kerry habría accedido a esta petición.

El presidente afgano siempre se ha mostrado reticente a permitir las incursiones de los soldados estadounidenses en las viviendas de la población afgana, una táctica esencial para capturar a los insurgentes talibanes, de acuerdo con los mandos de EE UU, y a dotar de inmunidad a sus militares. La inmunidad, sin embargo, siempre se ha visto como un requisito indispensable para lograr un acuerdo de seguridad entre ambos países. De hecho, la falta de esa garantía en el caso de Irak, fue determinante a la hora de que Washington decidiera eliminar toda presencia tras el final definitivo de la ocupación en octubre de 2011.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
La idea de recibir una carta en el que se reconozca el sufrimiento del pueblo afgano y los errores cometidos en el pasado es lo único que satisface al presidente Karzai” Portavoz de Karzai

“La idea de recibir una carta en el que se reconozca el sufrimiento del pueblo afgano y los errores cometidos en el pasado es lo único que satisface al presidente Karzai”, ha señalado en rueda de prensa su portavoz. Si el presidente de EE UU hubiera ofrecido ofrece públicamente y por escrito disculpas, como pretendía el presidente afgano y como, según Rice, no va a suceder, no hubiera sido la primera ocasión en la que haya optado por este medio para pedir perdón a su homólogo afgano. Obama ya lo hizo en marzo del año pasado con ocasión de la quema de coranes en una base militar estadounidense cercana a Kabul.

En plena campaña por las primarias republicanas, el gesto del mandatario fue criticado desde las filas de esa formación. El antiguo presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, o la ex aspirante a la vicepresidencia, Sarah Palin, acusaron a Obama de ser demasiado condescendiente por ofrecer unas disculpas “sorprendentes e inmerecidas”. Es muy probable que una reacción similar se hubiera producido de confirmarse la imposición de descargo por parte de Afganistán.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado se han mostrado cautos sobre el acuerdo anunciado por el Gobierno afgano. El portavoz de la presidencia, Jay Carney, ha sostenido que la base principal del pacto se concretó hace un mes durante la visita de Kerry a Kabul, pero que para su adopción definitiva es necesario que sea aprobado por el Loya Jirga, la asamblea de líderes tribales de Afganistán que se reúne este jueves en un encuentro que se prolongará durante varios días. Además del borrador del acuerdo, estaba previsto, según el Gobierno afgano, que los miembros del Loya Jirga también pudieran leer la carta de perdón de Obama. Con escrito o sin él, si el texto de las negociaciones cuenta con el respaldo del concilio afgano, luego deberá votarse en la Cámara de Representantes y el Senado de EE UU.

El acuerdo de seguridad establece la presencia de una fuerza de lucha antiterrorista en Afganistán y de unidades de entrenamiento de EE UU. El pacto no solo es importante para asegurar las condiciones para sus tropas que reclama el Ejército estadounidense, sino que es vital para garantizar el mantenimiento de la ayuda internacional en Afganistán después de diciembre de 2014 que es la principal fuente de financiación de las fuerzas de seguridad de ese país, los principales responsables, a partir de esa fecha, de luchar contra la insurgencia talibán.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS