Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho miembros de una familia aparecen asesinados en su casa de Ciudad Juárez

Las víctimas fueron encontradas acuchilladas sin vida este domingo. Tres eran menores

La violencia ha regresado este domingo al municipio de Ciudad Juárez, Chihuahua, al norte de México. Ocho miembros de una familia, tres de ellos menores de edad, fueron hallados sin vida en su casa de la colonia Morelos, al sur de la urbe. Los vecinos se extrañaron cuando por la mañana ninguno de ellos acudió a una reunión de los Testigos de Jehová, congregación a la que pertenecían.

Las autoridades han informado de que los cuerpos fueron encontrados acuchillados y atados con cinta adhesiva en boca y manos. Se trata de dos niñas de 4 años de edad, un niño de 6, una mujer de 60 y otra de 28, así como tres hombres, uno de 30, otro de 40 y uno de 60, aproximadamente.

Tras revisar el lugar donde se cometió el crimen se dieron cuenta de que faltaba un bebé de tres meses. Aunque en un primer momento se barajó la hipótesis del secuestro por parte de los atacantes, horas más tarde se comunicó que la menor estaba en casa de una vecina.

Los informes oficiales indican que los asesinos –fueron varios lo que se adentraron en la vivienda-actuaron durante la madrugada y no fue hasta el mediodía que se dio aviso a las autoridades. Las primeras investigaciones revelaron que una de las cerraduras de la casa fue forzadas. En el patio de la vivienda había cuatro vehículos en venta.

Según recogen los medios mexicanos, recientemente, tras el asesinato a pocas calles de distancia de una mujer que era madre de siete hijos, los vecinos pidieron vigilancia policiaca en la zona, pero no la recibieron.

El suceso se produce casi dos meses después del asesinato de diez integrantes de otra familia también en Ciudad Juárez. Aquel domingo, 22 de septiembre, las víctimas celebraban la victoria en un partido de béisbol en torno a las ocho de la tarde en la comunidad de Loma Blanca, a unos 20 kilómetros de la urbe, cuando fueron atacadas a tiros por un grupo armado.

El Estado de Chihuahua, en la frontera con Estados Unidos, vive en constante clima de violencia por la disputa entre las bandas del narco. En 2007 Calderón inició una ofensiva contra los grupos criminales que llevó a un incremento del número de muertes en la región durante los primeros años. Sin embargo, los datos de comienzos de año en Juárez indicaban una tendencia a la baja en el número de homicidios, pasando de 327 en el primer trimestre de 2012 a 117 en 2013.

En septiembre, cuatro policías fueron asesinados en la ciudad y a finales de agosto, las autoridades detuvieron Mario Núñez Meza, alias M-10 o El Mayito, acusado de 350 asesinatos y presunto colaborador de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cartel de Sinaloa.

Ciudad Juárez sufre además altas tasas de feminicidios y abusos contra las mujeres. Según la Fiscalía, entre marzo de 2012 y el mismo mes de 2013, 73 mujeres fueron asesinadas en Chihuahua. Más de la mitad de ellas, perdieron la vida en Juárez. A primeros de septiembre, una desconocida autodenominada Diana, la cazadora de choferes se atribuyó el asesinato de dos conductores del servicio de transporte como venganza por las continuas violaciones a las mujeres trabajadoras de las maquilas.