Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo rebelde sirio pide disculpas por decapitar ‘por error’ a un aliado

Le ejecutaron en la creencia equivocada de que era un chií iraquí partidario de El Asad

Sus camaradas, opositores islamistas reconocieron su cabeza cortada en un vídeo

Captura de pantalla del vídeo en el que se muestra la cabeza cortada de Fares. Ampliar foto
Captura de pantalla del vídeo en el que se muestra la cabeza cortada de Fares.

Hace poco el grupo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, en sus siglas en inglés), un grupo afín a Al Qaeda que combate en el norte de Siria junto a los opositores al régimen de El Asad, subió a Internet un vídeo en el que se mostraba a un militante en Alepo que sostiene la cabeza cortada de un hombre barbudo. La víctima, cuentan los verdugos, era un chií iraquí que luchaba en el bando gubernamental. Otro grupo rebelde —Ahrar al Sham, adscrito al islamismo suní— observa el vídeo y se sorprende cuando ve el rostro del hombre decapitado: le conocían y no es quien sus ejecutores creen, sino uno de los suyos, su comandante Mohammed Fares Maroush.

No está claro lo que ocurrió, pero se cree que Fares fue herido cuando luchaba contra fuerzas gubernamentales al sur de Alepo y fue trasladado por combatientes rebeldes para recibir ayuda médica. Sin embargo, y como informa la BBC, creyó que había sido capturado por miembros del Gobierno procedentes de la temida shabiha, paramilitares en su mayoría seguidores del alauismo, secta chií a la que pertenece el presidente sirio. En esas situación Fare habría ofrecido algunas plegarias que le habrían hecho parecer chií en lugar de suní, y por lo tanto de su lado. Este hecho llegó a oídos del ISIS que decidió ejecutarle.

Un portavoz de la milicia radical ha reconocido el error, según informa el británico The Daily Telegraph. También ha pedido "moderación y piedad" al resto grupos rebeldes y, aludiendo a las palabras del profeta Mahoma, ha asegurado que Alá perdona a quienes matan a un creyente [musulmán] por error.

Colectivos de derechos humanos y algunos miembros de la oposición al régimen de Damasco han condenado lo que consideran actos de barbarie por parte del ISIS como, supuestamente, la ejecución de soldados gubernamentales heridos, el asesinato en plena calle en Alepo de un adolescente al que acusaron de blasfemar y la flagelación pública de mujeres por exhibir un comportamiento que consideran viola los preceptos del islamismo más radical.