Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado un ‘narcotúnel’ con electricidad en la frontera entre EE UU y México

Las autoridades han descubierto al menos 150 de este tipo de corredores en los últimos 20 años

Interior del túnel descubierto entre Tijuana y San Diego.
Interior del túnel descubierto entre Tijuana y San Diego. REUTERS

Pueden medir entre 500 metros y un kilómetro. Construirlos lleva años y su coste se eleva a millones de dólares. Son los narcotúneles: pasadizos utilizados por los carteles del narcotráfico para introducir miles de kilogramos de droga al mayor mercado del mundo, Estados Unidos. Las autoridades de San Diego descubrieron uno más y han confirmado que la droga incautada (con un valor de 12 millones de dólares) pertenecía al cártel de Sinaloa.

El hallazgo del pasadizo ocurrió por una casualidad. Unos policías de California detuvieron un coche por violar una ley de tránsito. Hallaron en su interior tres toneladas de marihuana. También encontraron una dirección: un casa abandonada que funcionaba como un almacén de droga. Y de los interrogatorios dieron con el narcotúnel. Según el agente Derek Jenner, las investigaciones llevaron semanas. Las autoridades se incautaron de otras cinco toneladas de marihuana y 325 kilogramos de cocaína.

Las mafias mexicanas utilizan los narcotúneles desde hace, por lo menos, 20 años. No solo sirven para transportar droga, también son utilizados para el tráfico de inmigrantes. Pero la novedad sobre el corredor descubierto el miércoles pasado es que se halló cocaína. Según la policía de San Diego, es la primera vez que se encuentra esta droga en estos pasadizos. Tres personas han sido detenidas, informó la Fiscal Federal de la ciudad californiana, Laura Duffy, en una conferencia de prensa. También añadió que estaban seguros de que el pasadizo no había sido utilizado antes.

Las autoridades se incautaron de ocho toneladas de marihuana y 325 kilogramos de cocaína

El hallazgo es “un golpe duro” a las organizaciones criminales, comentó el director de la Agencia Federal Antidrogas de EE UU (DEA) en San Diego, William Sherman. “Invierten uno o dos años en construir un túnel tan sofisticado como éste y millones de dólares para completarlo”, afirmó. De acuerdo con Sherman, la construcción de estos túneles es “un signo de desesperación”.

No obstante, desde 1990 se han hallado 150 pasadizos subtérraneos para introducir droga a EE UU. Las autoridades estadounidenses descubrieron ese año un corredor justo en la frontera entre Tijuana y San Diego. Curiosamente, también se lo atribuyeron a El Chapo Guzmán. En 2002 se descubrió uno de los más grandes, de más de un kilómetro de largo con un sofisticado sistema de raíles. Solamente en los últimos cinco años se han encontrado 75. La mayoría están en la frontera con California y Arizona. El suelo de arcilla, común en el desierto que une a los dos países, facilita su construcción.

Y cada vez son más sofisticados. El narcotúnel que se ha descubierto esta semana tiene una longitud de seis campos de fútbol, iluminación, ventilación, ascensores y un sistema de transporte eléctrico. Para satisfacer el voraz mercado de consumo estadounidense, los carteles han echado mano de todo tipo de soluciones ingeniosas. Usan avionetas, vehículos anfibios, lanchas y hasta catapultas. En 2011 se hallaron dos en Arizona. En 2000, la policía encontró en Bogotá tecnología e instrucciones para construir un submarino capaz de transportar 200 kilos de droga. “Estos tipos son cada vez más ingeniosos”, opina Rafael Reyes, jefe de operaciones internacionales de la DEA.

Un agente de inmigración inspecciona el interior del túnel hallado entre Tijuana y San Diego.
Un agente de inmigración inspecciona el interior del túnel hallado entre Tijuana y San Diego. AP

El Cartel de Sinaloa se ha convertido en los últimos años en una de las organizaciones de tráfico de droga más poderosas del mundo. También esta semana se ha descubierto su presencia en Ecuador, e informes de la DEA sitúan a operadores de la mafia en Italia y Afganistán. La organización se ha convertido en el principal proveedor de heroína de EE UU, pese a que México produce solamente un 6% de la droga en el mercado mundial.

Para hacerse una idea del tamaño del golpe asestado a los carteles, hay que tener en cuenta la magnitud del negocio del que estamos hablando. El Gobierno de EE UU dedica cada año 7.000 millones de dólares a la lucha antidroga. De acuerdo con estadísticas oficiales, el tráfico de droga en México vale, por lo menos, 50.000 millones de dólares. Las autoridades de EE UU calculan que hay 800.000 camellos repartidos en 1.000 ciudades estadounidenses dedicados a la venta de droga al consumidor. El 93% de la cocaína que entra a EE UU pasa por México, y el 65% se transporta por la zona en que fue localizado el túnel. En los últimos seis años, al menos 70.000 personas han muerto en el país latinoamericano debido a la violencia causada por los carteles del narcotráfico.