Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los terroristas alquilaron un local para almacenar armas y municiones

Tuvieron que usar documentos de identidad falsos supuestamente expedidos por funcionarios corruptos del Gobierno

Los militantes de Al Shabab que el pasado sábado asaltaron un centro comercial en Nairobi (Kenia) alquilaron un local comercial las semanas previas al ataque, según la cadena británica BBC, que cita a una fuente de seguridad de alto nivel. De esta forma los terroristas tuvieron acceso a los ascensores de servicio en el complejo y les permitió almacenar armas y municiones. Así pudieron aprovisionarse rápidamente y enfrentarse a las fuerzas de seguridad.

Para poder alquilar una tienda tuvieron que usar documentos de identidad falsos supuestamente expedidos por funcionarios corruptos del Gobierno keniano, según la cadena, que señala algunos detalles del modus operandi de los atacantes. Así, dos vehículos dejaron a los pistoleros de Al Shabab en el exterior del edificio antes del atentado. También se baraja la posibilidad de que usasen un conducto de ventilación en la primera planta como escondrijo.

Fuentes de seguridad aseguran que los terroristas desplegaron ametralladoras pesadas aprovechando el momento en el que los militares relevaron a los agentes de policía en el asedio al centro comercial y que se ejecutó de forma confusa. 

Los jefes de los distintos organismos de seguridad han sido citados a comparecer ante la Comisión de Defensa del Parlamento el lunes en medio de la creciente preocupación por la deficiente preparación de las autoridades para enfrentarse a este tipo de ataques. El presidente de la comisión, Ndung'u Gethenji, ha dicho a la BBC que "la gente necesita saber los lapsos exactos en el sistema de seguridad que posiblemente permitió este evento se lleve a cabo".

Todavía no está claro cuántos militantes participaron en el ataque ni sus nacionalidades

Todavía no está claro cuántos militantes participaron en el ataque ni sus nacionalidades. Sin embargo, fuentes de alto nivel de la organización islamista somalí, que ha amenazado en repetidas ocasiones con realizar ataques en suelo keniano si Nairobi no retiraba sus tropas de Somalia, han asegurado por teléfono a la televisión británica que no van a revelar los nombres de los atacantes

Por otra parte, un funcionario del Gobierno ha asegurado a Associated Press que la intervención del ejército propició que se desplomase una parte del edificio. Este mismo funcionario, que no ha querido decir su nombre, ha explicado que las autopsias mostrarán si los rehenes murieron a causa del desplome o si ya estaban muertos cuando este se produjo. Unos supuestos informes demostrarían que los militares volaron un pilar para facilitar el asalto al complejo tomado por los terroristas. De confirmarse esta polémica decisión podría plantear la posibilidad de que la vida de los rehenes fueron vistas como prescindibles.

La cifra oficial de víctimas durante el ataque terrorista y los posteriores combates contra las fuerzas de seguridad murieron 72 personas (61 civiles, 6 miembros de las fuerzas de seguridad y 5 terroristas), como anunció el presidente Uhuru Kenyatta el pasado martes tras el fin de las operaciones. La Cruz Roja, que recogió los datos de aquellos echados en falta por sus familias, aseguró que había 61 personas desaparecidas.