El régimen iraní libera por sorpresa a una decena de presos políticos

El presidente Rohaní prometió suavizar las restricciones durante su toma de posesión en agosto

La abogada Nasrin Sotudeh en una fotografía del perfil de Facebook de su marido.
La abogada Nasrin Sotudeh en una fotografía del perfil de Facebook de su marido.

“Nasrin ha venido. Dice que la han dejado libre”. Así ha anunciado RezaKhandan en su página de Facebook la liberación esta tarde de su esposa, la prestigiosa abogada y defensora de los derechos humanos Nasrin Sotudeh. Además de ella, también han quedado en libertad al menos otra docena de presos políticos, ocho mujeres y varios hombres. La noticia, sin aviso previo, ha sido interpretada como un gesto del Gobierno de Hasán Rohaní y ampliamente celebrada en las redes sociales.

“No es una liberación temporal, es la libertad”, declaró Khandan por teléfono a Reuters. “La han puesto en un coche y la han dejado a la puerta de casa”. Como la mayoría de los liberados hoy, su esposa fue una víctima de la oleada de detenciones con que el régimen respondió a las protestas por la reelección del ahora ex presidente Mahmud Ahmadineyad en junio de 2009.

Sotudeh, de 48 años y madre de dos niños, fue detenida en septiembre de 2010 acusada de “actuar contra la seguridad nacional” y de “cooperar con el Centro de Defensores por los Derechos Humanos”, la organización fundada por la Nobel de la Paz Shirín Ebadí. Unos meses después fue condenada a 11 años de cárcel y 20 de inhabilitación, luego reducida a seis años. Un total de 700 acitivistas firmaron entonces una declaración condenando la sentencia y pidiendo su inmediata liberación.

Pero esta valiente abogada, que había defendido a muchos de los periodistas y defensores de derechos humanos procesados, no se resignó. Llevó a cabo al menos tres huelgas de hambre para protestar porque se la mantenía en una celda de aislamiento y se le negaba el contacto con su familia y su abogado. Ebadí llegó a realizar una sentada ante la sede de la ONU en Ginebra para pedir su liberación.

Rohaní, que tomo posesión como presidente el pasado agosto, prometió durante su campaña electoral que iba a suavizar las restricciones sociales y políticas. Durante uno de sus mítines, en el que los asistentes le pedían la liberación de los presos políticos, respondió: “Haremos todo lo posible”. En la mente de todos estaban los líderes reformistas, Mir Hosein Musaví y Mehdi Karrubí, pero el total de detenidos puede rondar el millar, según relató a esta corresponsal Abbas Abdí, uno de los ideólogos reformistas, durante una entrevista en Teherán.

Aunque las autoridades no han explicado la repentina puesta en libertad de una docena de ellos, muchos iraníes ven un primer paso en ese sentido. El gesto se produce además en vísperas de la visita del presidente iraní a la ONU, ante cuya Asamblea General intervendrá el próximo martes 24. Durante los últimos días, varios responsables iraníes han hecho declaraciones favorables al diálogo y la distensión con la comunidad internacional que han despertado el interés de los observadores.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Por otro lado, esta tarde se ha conocido también que las autoridades educativas han sustituido al frente de la Universidad Azad a su hasta ahora rector, el ultra Farhad Daneshju.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50