Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaración conjunta sobre Siria

Firmada por Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, República de Corea, Arabia Saudí, España, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos

Los líderes y representantes de Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudí, España, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos hicieron la siguiente declaración en paralelo a la cumbre del G20 en San Petersburgo:

La norma internacional que prohibe el uso de armas químicas lleva muchos años vigente y es universal. La utilización de armas químicas disminuye la seguridad de las personas en todos los lugares del mundo. Si no se responde a su uso, aumenta el riesgo de que se usen en el futuro y la proliferación de estas armas.

Condenamos en los más rotundos términos el horrible ataque con armas químicas en las afueras de Damasco el 21 de agosto que acabó con las vidas de tantos hombres, mujeres y niños. Las pruebas claramente apuntan a que el Gobierno sirio es responsable del ataque, dentro de un patrón [de comportamiento] seguido por el régimen en el uso de armas químicas.

Pedimos una contundente respuesta internacional a esta grave violación de las leyes y de la conciencia del mundo que envíe un claro mensaje de que este tipo de atrocidades no pueden repetirse nunca. Los que han perpetrado estos crímenes deben rendir cuentas.

Los firmantes han apoyado con firmeza una resolución contundente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, dada la responsabilidad del Consejo de Seguridad para encabezar la respuesta internacional, pero reconocen que el Consejo está paralizado desde hace dos años y medio. El mundo no puede esperar a interminables y fallidos procesos que solo pueden conducir a un incremento del sufrimiento en Siria y a la inestabilidad regional. Apoyamos los esfuerzos emprendidos por Estados Unidos y otros países para reforzar la prohibición del uso de armas químicas.

Nos comprometemos a apoyar los esfuerzos internacionales que se hagan a más largo plazo, incluidos [aquellos que se lleven a cabo] a través de Naciones Unidas, para abordar el desafío que plantea el arsenal de armas químicas de Siria. Los firmantes han pedido también a los investigadores de Naciones Unidas que recabaron pruebas que presenten sus resultados lo antes posible, y al Consejo de Seguridad que actúe en consecuencia.

Condenamos en los más rotundos términos posibles todas las violaciones de derechos humanos en Siria [cometidas] por todos los bandos. Más de 100.000 personas han sido asesinadas durante el conflicto, más de dos millones de personas se han convertido en refugiados, y aproximadamente cinco millones son desplazados internos. Dado que el conflicto de Siria no tiene una solución militar, reafirmamos nuestro compromiso de perseguir un acuerdo político pacífico a través de la aplicación completa del Comunicado de Ginebra de 2012. Estamos comprometidos con una solución política que desemboque en una Siria unida, incluyente y democrática.

Hemos contribuido generosamente a los últimos llamamientos de ayuda humanitaria de Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja y continuaremos apoyando para enfrentar las crecientes necesidades humanitarias en Siria y su impacto en los países de la región. Damos la bienvenida a las contribuciones anunciadas en la reunión de países donantes paralela al G20. Hacemos un llamamiento a todas las partes que permitan a los actores humanitarios un acceso seguro y sin trabas a los necesitados.

Los firmantes europeos continuarán intentando promover una posición común europea.

Más información