Un juicio ‘microblogueado’

El régimen de Pekín transmite a través de un servicio similar a Twitter el proceso a Bo Xilai

Observadores y analistas políticos se han mostrado sorprendidos por el nivel de información -incluidos detalles jugosos- permitido por las autoridades durante el juicio al exdirigente chino Bo Xilai, que ha quedado visto para sentencia este lunes. El tribunal de Jinan (capital de la provincia de Shandong) en el que ha sido juzgado ha publicado de forma regular en su cuenta en Sina Weibo (servicio de mensajes cortos similar a Twitter) los avances del proceso y las declaraciones del acusado y los testigos, en lo que la prensa oficial china ha llamado “tiempo real” y ha calificado de ejercicio de transparencia sin precedentes.

La práctica “ha satisfecho enormemente las preocupaciones que la gente tiene sobre el caso Bo, y también indica la confianza de la nueva dirección central en la gobernanza, el gobierno de la ley y la represión de la corrupción”, señala un artículo publicado en el diario Guangming, según la agencia oficial Xinhua.

Weibo tiene más de 500 millones de usuarios, y las autoridades han canalizado por esta vía el flujo de información, conscientes del alcance del servicio y la desconfianza y el desapego que los medios de comunicación tradicionales, como la televisión, provocan en las generaciones más jóvenes. El objetivo: liderar y modelar la opinión pública e imprimir más credibilidad a un juicio que algunos analistas han calificado de teatro político con desenlace previamente decidido por el partido. “La difusión en microblog en tiempo real ofrece el equilibrio entre la franqueza informativa y el orden en la sala del tribunal, y satisface el derecho de la gente a saber”, ha escrito Shen Yang, un profesor de la Universidad de Wuhan (capital de la provincia de Hubei), en Weibo, según Xinhua.

La prensa extranjera ha sido vetada en la sala, y no ha sido posible una verificación independiente de las transcripciones. Pero, según algunas fuentes, estas han sido estrictamente controladas y han llegado al microblog del tribunal con un tiempo de retraso y editadas. El diario de Hong Kong South China Morning Post (SCMP) asegura en un artículo publicado hoy que aunque las transcripciones han facilitado detalles que han cautivado la atención de millones de personas en todo el mundo, algunos testimonios han sido dejados fuera del alcance público, según tres personas que han asistido al juicio o han sido informadas de su desarrollo.

Entre las partes censuradas, según el periódico, están cinco cartas que Bo escribió a la dirección del partido en las cuales solicitaba el perdón para su esposa, Gu Kailai, por el asesinato de un ciudadano británico, Neil Heywood. También han sido omitidas las presiones que Bo asegura que sufrió de los investigadores del comité de disciplina del partido para que confesara su culpabilidad, según las mismas fuentes. Le advirtieron que estudiara el destino que habían tenido Wang Huaizhong, exvicegobernador de la provincia de Anhui, y el exministro de ferrocarriles Liu Zhijun. Wang, que luchó contra los cargos, fue ejecutado en 2004 por haber aceptado cinco millones de yuanes (610.000 euros) en sobornos, mientras que Liu fue condenado a muerte con suspensión de sentencia cuando había recibido sobornos mucho mayores: más de 60 millones de yuanes. El juicio de Liu duró cuatro horas y en él expresó su agradecimiento al partido. Según el SCMP, Bo afirma que los investigadores le dijeron que las acusaciones de que era objeto podían conducir a un veredicto duro o benévolo, y que todo dependía de su actitud sobre la confesión.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50