Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ESPIONAJE DE EE UU

El soldado Manning quiere comenzar el tratamiento para cambiar de sexo

El soldado envía un comunicado al programa 'Today' de la cadena televisiva NBC en el que manifiesta su deseo de vivir como mujer y pide que se refieran a él como Chelsea Manning

Bradley Manning es conducido al tribunal militar.
Bradley Manning es conducido al tribunal militar. AP

Un día después de haber sido condenado a 35 años de cárcel por la filtración de documentos secretos a Wikileaks, el soldado Bradley Manning ha manifestado su deseo de vivir como mujer e iniciar el tratamiento hormonal para cambiar de sexo. Su abogado, David Coombs, ha leído este jueves en un programa de televisión de la cadena NBC un comunicado de su cliente en el que pide que a partir de ahora se dirijan a ella como Chelsea E. Manning.

“En mi proceso de transición hacia la siguiente fase de mi vida quiero que todo el mundo sepa quién soy en realidad. Soy Chelsea Manning. Soy una mujer. Dado cómo me siento ahora y cómo me he sentido desde mi infancia. Quiero comenzar la terapia hormonal tan pronto como sea posible. [...] También pido que a partir de ahora se dirijan a mí empleando el pronombre femenino (salvo en el correo oficial remitido al centro penitenciario)”, dice el comunicado de Manning.

Manning, de 25 años, cumplirá su condena casi con total seguridad, según ha reconocido su abogado, en la prisión de Fort Leavenworth (Kansas), el único centro penitenciario del Ejército que acoge a los militares sentenciados a más de 10 años de prisión. Sin embargo, esta institución no facilita a los reclusos el tratamiento hormonal que ha solicitado la soldado. En un comunicado, un portavoz de Fort Leavenworth ha señalado que sólo ofrecen ayuda psiquiátrica y sanitaria. “El Ejército no ofrece ni tratamiento hormonal ni la cirugía para el cambio de sexo para los internos con un desorden de identidad de género. Todos los soldados encarcelados reciben asistencia psiquiátrica, psicológica y toda la ayuda médica que necesiten”, dice la nota.

El Ejército también ha emitido un comunicado tras conocerse la petición de Manning. "El departamento de Prisiones del Ejército de EE UU (USDB, en sus siglas en inglés) dispensa el mismo trato a todos sus soldados con independencia de su rango, raza, etnia u orientación sexual", señala el documento, que puntualiza: "El Ejército no ofrece tratamiento hormonal ni cirugía de cambio de sexo".

Varios juzgados federales han comenzado a emitir sentencias en las que se señala que negar el tratamiento hormonal a los reclusos transexuales es una medida cruel e injusta. En Maryland, el Estado en el que ha tenido lugar el proceso contra Manning, a principio de este año un tribunal federal garantizó a los prisioneros de Maryland, Virginia, Virginia Occidental, Carolina del Norte y del Sur la posibilidad de someterse a la cirugía de cambio de sexo.

Sin embargo, las prisiones militares como la de Fort Leavenworth, no están sujetas a la jurisdicción federal. El abogado de la soldado ha indicado este martes en la entrevista en televisión que “espera que el centro penitenciario haga lo correcto” y ofrezca a su cliente el tratamiento hormonal que reclama. “Si no lo hace, voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que se le obligue a ello”, ha advertido.

Los problemas de identidad sexual de Manning nunca han sido un secreto y, de hecho, durante el juicio, su defensa ha apelado a esa confusión para justificar su decisión de filtrar los documentos. Durante el proceso su abogado mostró una foto en la que su cliente aparecía con una peluca rubia y pintalabios y que ésta remitió a un superior mientras estaba en Irak a través de un correo electrónico en el que le reconocía que era transexual y que se había alistado en el Ejército “para acabar con ello”. Durante su confinamiento en la prisión de Quantico, en Virginia, tras ser detenido en mayo de 2010, también envío dos cartas a su consejero firmadas con el nombre de Breanna, de acuerdo con uno de los testimonios aportados por la defensa. Bajo esa identidad, Manning mantuvo una vida activa en la Red, un 'alter ego' libre de la frustración que sentía en el Ejército. “Es un ejemplo del estrés al que estuvo sometida durante todo ese tiempo”, ha reconocido Coombs este martes.

Aunque hasta este mismo jueves, Manning había pedido que se respetara su privacidad sobre su transexualidad, ese ha sido uno de los pilares de su defensa. Su abogado ha señalado este martes que la joven quería esperar hasta el final del juicio para anunciar su intención de vivir como mujer. Coombs no ha discutido con su cliente la posibilidad de que se someta a una operación de cambio de sexo. “No he hablado con ella del asunto, pero ahora mismo lo más importante es que se le administre la terapia hormonal”, ha señalado en el programa de televisión.

Más información