Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro egipcio aboga por no excluir a los Hermanos Musulmanes

En una entrevista a la cadena ABC, Hazem el Beblawi defiende la ayuda económica de EE UU pero asegura que no es necesaria

Captura de pantalla de la entrevista al primer ministro interino de Egipto, Hazem el Beblawi.
Captura de pantalla de la entrevista al primer ministro interino de Egipto, Hazem el Beblawi.

En su primera entrevista tras aceptar el cargo, el primer ministro interino de Egipto, Hazem el Beblawi ha asegurado a la cadena estadounidense ABC que no tema que la represión ejercida por las fuerzas armadas contra los manifestantes islamistas derive en una guerra civil. Beblawi ha insistido en que el nuevo Gobierno formado tras el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi, está comprometido con la democracia y que en ese proceso también debe incluirse a los Hermanos Musulmanes.

“No podemos excluirlos”, ha reconocido Beblawi a la periodista Martha Raddatz. “Personalmente, creo que todos los miembros de la cofradía y del resto de fuerzas políticas tienen el derecho de participar. Debemos garantizar la transparencia”. Las palabras del dirigente egipcio contrastan con las que pronunció el pasado domingo el actual ministro del Interior quien propuso la prohibición de los Hermanos Musulmanes y con el empeño del Gobierno interino por diezmar a su cúpula.

En las últimas semanas más de un millar de civiles egipcios han fallecido como consecuencia de las cargas de las fuerzas de seguridad egipcias, pero Beblawi ha defendido la actuación de las autoridades. “El hecho es que las manifestaciones no fueron pacíficas. Les pedimos que se disolvieran de manera pacífica, pero ellos nos respondieron con disparos”, explica en la entrevista. “Lo que ha ocurrido es malo, pero no tengo remordimientos”.

Beblawi también se ha referido a la decisión de EE UU de suspender las maniobras militares conjuntas en represalia por la violencia ejercida por el Ejército egipcio contra la población civil de la semana pasada. “En su corazón, muchos egipcios aprecian los valores de democracia, libertad y respeto que defiende EE UU. Lo que a veces no nos gusta son los políticos que oponen a nosotros”.

El primer ministro también ha aludido a la cuestionada ayuda económica y militar de 1.500 millones de dólares anuales que recibe de Washington asegurando que suspenderla, como defienden muchos políticos del Capitolio, sería “una mala señal”. “Pero no se olviden de que durante mucho tiempo, Egipto se apoyó en la ayuda militar de Rusia, así que hay muchas maneras de sobrevivir”. En las últimas semanas, Arabia Saudí, y otros países árabes vecinos han ofrecido miles de millones de ayuda financiera al nuevo Ejecutivo, a los que también ha hecho referencia Beblawi para relativizar la importancia de los fondos de EE UU.

La Casa Blanca ha anunciado que el presidente de EE UU ha convocado una reunión del Consejo Nacional de Seguridad para discutir la ayuda de 1.500 millones de dólares. Las criticas hacia la decisión de la Administración de no referirse al derrocamiento de Morsi como un golpe de Estado para garantizar los fondos no han hecho sino arreciar en EE UU ante el mantenimiento de la violencia por parte del Ejército egipcio. El portavoz de la presidencia, no obstante, ha insistido presentar el encuentro de este miércoles como algo rutinario. “No es la primera vez que se reúne para discutir la situación en Egipto”, ha señalado.