EE UU y China acentúan su cooperación militar

El ciberespionaje y la estabilidad en el Pacífico centran la reunión en el Pentágono entre el secretario de Defensa y su homólogo chino

El ciberespionaje y la estabilidad en el Pacífico han dominado la reunión entre el secretario de Defensa de EE UU, Chuck Hagel, y su homólogo chino, el general Chang Wanquan. El encuentro de este lunes, el segundo de un ministro de Defensa en el Pentágono en poco más de una década, ha evidenciado el buen entendimiento existente entre ambas potencias en materia militar.

“Uno de los elementos esenciales de nuestra relación bilateral es la colaboración militar”, ha señalado Hagel en la rueda de prensa posterior a su reunión con Chang. La lucha contra la piratería y el refuerzo de la cooperación entre la Armada de ambos países es uno de los ejemplos que evidencian la buena sintonía entre EE UU y China. La semana que viene tendrán lugar las maniobras conjuntas especializadas en combatir la piratería en el golfo de Adén y este lunes, el secretario de Defensa ha anunciado un programa de entrenamiento de oficiales de la marina chinos en la Academia Naval de Annapolis (Maryland). En esa misma línea, el ministro chino ha aceptado la invitación de EE UU de sumarse a las prácticas conjuntas en el Pacífico, conocidas como RIMPAC, las maniobras navales más extensas del mundo, del año que viene. También en 2014, Hagel tiene previsto visitar Pekín.

China ha aceptado la invitación de EE UU de sumarse a las prácticas conjuntas en el Pacífico, conocidas como RIMPAC, las maniobras navales más extensas del mundo

El refuerzo de la colaboración es una consecuencia de los acuerdos alcanzados entre los presidentes de ambos países, Barack Obama y Xi Jinping durante la cumbre que mantuvieron en California en Junio. Allí, ambos trataron de rebajar las tensión generada por la presión sobre el ciberespionaje de Washington hacia Pekín y el malestar chino tras las revelaciones de los programas de vigilancia estadounidenses sobre ese país desvelados por Edward Snowden mientras estaba refugiado en Hong Kong. “Mi visita tiene como objetivo desarrollar la relación y los compromisos que alcanzaron nuestros presidentes en su reunión de junio”, ha indicado Chang.

Pese a la armonía evidenciada en la rueda de prensa, todavía hay asuntos en la relación bilateral en los que el entendimiento no es completo. Aunque China se ha comprometido a colaborar para mantener la estabilidad en el Pacífico, su ministro ha advertido de que el incremento de la actividad militar de EE UU en la región “puede complicar la situación”. Aunque en el conflicto por los varios islotes y territorios del mar de China que enfrenta a Pekín con Japón y Vietnam, Washington se ha tratado de mostrar equidistante, China recela del favoritismo de la Casa Blanca hacia su principal aliado en la zona, Japón, y observa su actitud como parte de su estrategia de afianzar las alianzas con los países de la región para contrarrestar su hegemonía política, económica y militar.

Aunque China se ha comprometido a colaborar para mantener la estabilidad en el Pacífico, su ministro ha advertido de que el incremento de la actividad militar de EE UU en la región “puede complicar la situación”

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El hecho de que en mayo Hagel se refiriera a las islas en disputa por su denominación japonesa y no por la china es un ejemplo para el Gobierno chino de esa decantación. “Hemos reafirmado nuestra posición sobre los asuntos relacionados con el mar del Este y del Sur de China”, ha señalado Hagel, quien ha insistido en que su país no toma postura en el conflicto y que sólo persigue una solución pacífica. Chang, por su parte, ha advertido de que, si bien China también busca la vía pacífica en la resolución de esa disputa territorial, “no debe subestimarse"  su "determinación para defender su soberanía”.

La ciberseguridad es otro de los puntos de fricción en la relación bilateral entre ambas potencias. Chang ha negado cualquier implicación del Ejército chino en los ataques a las empresas y al Gobierno de EE UU, tal y como denunciaron varios medios de comunicación estadounidenses hace unos meses, insistiendo en la “doble moral” de EE UU, un argumento que ya empleó su predecesor, Liang Guanglie, cuando se reunió con el anterior secretario de Defensa, Leon Panetta, el pasado mes de mayo, tras conocerse que Obama había firmado una orden ejecutiva para combatir la amenaza cibernética. 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50