Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel ataca con un ‘drone’ a yihadistas en territorio egipcio

La incursión aérea cuenta con la cooperación del Gobierno de El Cairo

La colaboración entre ambos países para frenar los peligros en el Sinaí es constante

Un avión sobrevuela a un soldado israelí en la frontera con Egipto en 2011. Ampliar foto
Un avión sobrevuela a un soldado israelí en la frontera con Egipto en 2011. reuters

Un avión no tripulado del Ejército de Israel atacó ayer por la tarde el norte de la península del Sinaí, en Egipto, matando a cinco presuntos yihadistas y destrozando el lanzacohetes con el que pretendían atentar contra su territorio. El impacto fue confirmado por el Ministerio de Defensa de El Cairo y varios altos funcionarios de este departamento aseguraron a las agencias Ma'an y AP que Israel está detrás de la operación. Ningún portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes confirmó ni desmintió el golpe.

Según señala la agencia palestina Ma'an, los vecinos de Rafah, en Gaza, dieron la señal de alerta al escuchar una doble explosión muy cerca de la frontera con Egipto, un vértice que se completa, a poca distancia, con el paso que conecta con Israel, Kerem Shalom. Desde hacía varios días, los helicópteros y aviones de las Fuerzas Aéreas de Egipto sobrevolaban la zona, en su intento de bloquear la actividad de los grupos islamistas y las mafias beduinas —expertas en tráfico de armas y personas—, al alza ante el desgobierno del país. En una de las pasadas se detectó la presencia de estos milicianos. Israel los localizó en la noche del jueves y ayer procedió al ataque, indican las mismas fuentes.

Ahmed Ali, el portavoz del Ejército egipcio, emitió un comunicado en el que confirma que varias unidades estaban rastreando la zona para conocer el alcance del impacto. La agencia France Presse añadió que la actuación de Israel en suelo ajeno, en el país vecino, estuvo coordinada con el Gobierno egipcio.

Desde que Israel y Egipto firmaron los acuerdos de paz, en 1979, la calma ha sido la nota predominante en el Sinaí, pero tras la revolución que derrocó a Hosni Mubarak, El Cairo ha pedido en dos ocasiones a los israelíes que le permita desplegar tropas en la península, desmilitarizada hasta entonces. La cooperación entre ambos países para frenar los peligros en el Sinaí es, por tanto, constante.

Días atrás, Israel recibió un aviso egipcio de que algunos yihadistas estaban preparando ataques aprovechando la guardia baja por el final de Ramadán. Fue por eso que el jueves por la noche cerró durante casi tres horas el aeropuerto de Eilat, su centro turístico del sur. La alerta afirmaba que estos radicales ahora están en posesión de misiles con un alcance de 70 kilómetros. Esta munición podría haber sido comprada de contrabando en el mar Rojo. Fuentes de la Inteligencia israelí hablan también de misiles tierra-aire que podrían haber llegado desde Sudán, con el amparo de Irán, enemigo declarado del Estado de Israel, similares a los que Hamás usó en noviembre pasado en su réplica a la operación Pilar Defensivo.

En el último mes, Egipto mató a 60 supuestos integristas y capturó a 103 más en operaciones en la península del Sinaí. En este tiempo, además, ha cerrado 102 túneles de los que conectan Egipto y la franja palestina de Gaza, de donde teme que procedan parte de los terroristas, algo que niega Hamás, al frente del Gobierno de ese territorio. El ministerio de Defensa egipcio calcula que al menos 50 de sus agentes han sido asesinados por estos grupos en el último año. En Israel, su mayor golpe se produjo en agosto de 2011, cuando un triple ataque desde el Sinaí dejó ocho muertos cerca de Eilat.