Hallado muerto uno de los dueños del bar del DF donde raptaron a 12 jóvenes

Un socio del ‘after’ ha aparecido calcinado en el Estado de Morelos. Estaba prófugo y lo buscaban por secuestro

Mensajes y fotografías de los desaparecidos, en el barrio de Tepito.
Mensajes y fotografías de los desaparecidos, en el barrio de Tepito. / ALEX CRUZ (EFE)

Dax Rodríguez Ledezma, uno de los tres propietarios del After-Heavens, el bar de México DF en el que raptaron el 26 de mayo a 12 jóvenes de los que aún no hay noticias, ha aparecido muerto en el estado de Morelos, que limita con la capital.

Rodríguez Ledezma estaba prófugo y la fiscalía del DF lo buscaba como supuesto corresponsable del secuestro colectivo. Dax era hermano de Mario Rodríguez Ledezma, otro de los socios del afterhours, que llevaba detenido semanas y que justo ayer fue acusado formalmente de secuestro agravado. Mario se entregó a la fiscalía diez días después de los hechos, una vez que ya había sido detenida su esposa.

El cuerpo de Dax ha sido hallado calcinado en el municipio de Huitzilac. Junto a su cadáver había otros dos cuerpos quemados. El primero que fue identificado fue el de una mujer a la que se identificó como la novia de este socio del After-Heavens, cuyo cuerpo no pudo ser reconocido hasta que se cotejaron sus muestras de ADN con las de Mario.

El tercer dueño de la discoteca, Ernesto Espinoza Lobo, fue detenido el viernes pasado por agentes de la fiscalía federal, la Procuraduría General de la República. También estaba prófugo. Espinoza Lobo fue arrestado en la capital en una vecindad en la que se vendía y se consumía droga.

Los hermanos Rodríguez Ledezma y su socio Espinoza Lobo habían sido acusados de facilitar el secuestro por el encargado de seguridad del local, Gabriel Carrasco, apodado El Diablo. Este hombre fue detenido diez después del rapto y declaró que los tres propietarios del after habían colaborado con los secuestradores. A Carrasco también lo imputaron ayer por secuestro agravado, igual que a un empleado del local que se llama Andrés Estuard Henonet.

La fiscalía del DF, de acuerdo con imágenes de cámaras de vídeo situadas en la calle donde está el After-Heavens, ha determinado que los autores materiales del rapto fueron 17 personas que usaron ocho coches para llevarse a los jóvenes. Han pasado 37 días desde el secuestro y de momento la fiscalía no ha logrado detener a ninguno de ellos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta la fecha las autoridades no han dado cuenta de una hipótesis sólida sobre lo que sucedió. Únicamente han dicho que creen que se trata de una lucha entre “pandillas” locales de narcomenudistas, y ha informado de que uno de los testimonios que ha recogido mencionó que los grupos enfrentados son La Unión y Los Tepis, dos bandas delictivas de Tepito, el barrio del DF del que son la mayoría de los jóvenes desaparecidos.

Sin embargo, en ningún momento se ha dicho que alguno de los raptados estuviese involucrado en el mundo del crimen, pese a que en la rumorología del caso haya cobrado fuerza la idea de que el rapto tenía como diana a uno de ellos, Jerzy Ortiz, de 16 años, hijo de Jorge Ortiz, El Tanque, un supuesto peso pesado del mundo del hampa en Tepito que está encarcelado desde hace diez años. La fiscalía tampoco ha confirmado este punto.

La semana pasada EL PAÍS entrevistó en la cárcel a El Tanque. Él dijo que lleva años desligado de la delincuencia y que el rapto de su hijo y de los otros 11 jóvenes no tiene nada que ver con su pasado. El hallazgo del cadáver de Dax Rodríguez Ledezma añade una pieza más a un rompecabezas de hechos y rumores que se prolonga sin que se encuentre a los desaparecidos y sin que se detenga a los supuestos autores materiales. Un secuestro de este tamaño, y en las condiciones en que tuvo lugar, a plena luz del día en una calle muy céntrica, era inédito en la capital, y la repercusión del caso, que aumenta a medida que pasan las semanas sin un desenlace, está minando el crédito del Gobierno del DF. Las familias de los desaparecidos, insatisfechas con la evolución del caso, se reunieron ayer con Jesús Murillo Karam, responsable de la fiscalía federal, para pedirle que su organismo asuma la investigación en lugar de la fiscalía de México DF.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS