Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un candidato del PRI a alcalde en una zona dura de carteles en México

La violencia entra de lleno en la campaña electoral. El PAN y el PRD no se presentan en varios municipios por la inseguridad y exigen al Gobierno federal garantías para sus candidatos

Jaime Orozco, candidato local del PRI asesinado en Chihuahua.
Jaime Orozco, candidato local del PRI asesinado en Chihuahua. EFE

El crimen organizado ha puesto su sello sangriento a la contienda electoral que se celebrará el próximo 7 de julio en México. El candidato del PRI a alcalde del municipio de Guadalupe y Calvo, en el norteño Estado de Chihuahua, ha sido encontrado muerto este miércoles. Jaime Orozco, de 40 años, estaba desaparecido desde el lunes, ha informado la Fiscalía de Chihuahua, que en un comunicado detalla que el cuerpo presentaba heridas de bala de alto calibre y las manos atadas.

La violencia derivada de lucha entre los cárteles de la droga por determinados territorios se ha adherido a la vida corriente de numerosos municipios. Guadalupe y Calvo, con casi 52.000 habitantes, forma parte del llamado Triángulo Dorado, como se conoce a la región en la que convergen los Estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua. En la zona, regada de cultivos de marihuana y amapola, los cárteles de la droga mantienen desde hace años una encarnizada lucha por el territorio. En muchos de estos municipios las líneas entre criminales, políticos y cuerpos de seguridad hace tiempo que se difuminaron.

El Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no presentarán candidatos en varias localidades de estos y otros Estados ante las amenazas y la inseguridad que persiguen a los políticos. El PRI, partido que gobierna la República, es el único que sí lleva cabezas de lista a los más de 900 municipios de los 14 Estados que el próximo 7 de julio irán a votar.

Las denuncias se oyen por igual desde las dos fuerzas políticas opositoras. El presidente estatal del PAN en Chihuahua, Mario Vázquez Robles, exigió al Gobierno del Estado y al federal, horas antes de conocerse la muerte del político priísta, que garantizasen la seguridad de los candidatos. “No podemos hacer como que nada sucede, como que es un invento para desprestigiar al gobierno, ¡que absurdo!”, dijo. En ese Estado el PAN ya ha anunciado que no presentará candidatos en dos municipios por la inseguridad.

En Durango, también al norte, el presidente panista Víctor Hugo Castañeda reconoció a EL PAÍS que tampoco tienen aspirante ni en Indé ni en San Bernardo, dos pequeñas localidades enclavadas en una de las zonas más peligrosas del país, la frontera entre Durango y Coahuila, que se disputan los Zetas y el cartel de Sinaloa. “Nadie aceptó postularse”, dijo. El actual alcalde de Indé, que se encuentra escondido, pidió ayuda esta semana a su partido para solicitar asilo en EE UU después del ataque que sufrió en noviembre de 2012, en el que murieron cinco de sus familiares y desaparecieron otros cinco. “Su vida corre peligro”, explicó Castañeda.

El miedo también ha dejado fuera de juego al PRD en Durango, donde el presidente del partido, Jesús Zambrano, confirmó que nadie quiso presentarse en seis de los 39 municipios en liza. En el Estado de Veracruz otro candidato perredista renunció después de postularse tras las amenazas recibidas y en el también violento Estado de Tamaulipas (donde en 2010 fue asesinado el candidato del PRI a gobernador) la izquierda no presentará listas en cuatro localidades.

Más información